InicioUncategorized"Nos vamos de la OEA con las banderas de Bolívar en alto"

«Nos vamos de la OEA con las banderas de Bolívar en alto»

Una nueva batalla debió librar Venezuela este martes, para defender su derecho a la soberanía y a la autodeterminación. Se pretendió una cayapa diplomática, para tratar de arrinconar al país, por hacer letra viva su democracia participativa y su Constitución, y convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para imponer la paz y el diálogo político, frente a la agenda violenta de la oposición.

Durante la jornada, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, pidió varios derechos a réplica, para responder a las declaraciones que consideró injerencistas, por parte de otros países. A Honduras, por ejemplo, los invitó a resolver sus problemas internos, resaltó que ese país centroamericano tiene muy altos niveles de pobreza y pobreza extrema, situación en la que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y otros organismos regionales, Venezuela ha superado, por encima de los países que lo señalan. Indicó que Honduras sí vive una crisis humanitaria, pues es uno de los países más desiguales del planeta.

También confrontó a la representación de Canadá, a la que recomendó dejar de financiar a los factores violentos de la derecha venezolana. Además exigió respeto, pues consideró que este tipo de posiciones «alienta a la oposición violenta, que dice ser mayoría, pero no quiere participar en las elecciones».

Rodríguez también se refirió al papel de Estados Unidos, país al que señaló como responsable de la acción injerencista de otras naciones en la OEA. Dijo que ese país ha suscrito apenas 18 instrumentos internacionales en materia de derechos humanos, mientras Venezuela ha suscrito más del doble. Además denunció que el servicio de salud estadounidense, amenaza con dejar sin seguro médico a 23 millones de personas.

Denunció que EEUU promueve la intervención de Venezuela, no solo para hacerse de sus recursos, sino para revertir un proceso exitoso de inclusión y contrarrestar la influencia de Venezuela en el continente.

De igual forma acusó al secretario general de la OEA, Luis Almagro, de quien dijo que «ha llamado abiertamente a la guerra civil en Venezuela, pero no solamente la ha llamado, la promueve, la protagoniza y encabeza la direccionalidad de la guerra civil en Venezuela”.

Agregó que quienes se oponen a la ANC, tienen una agenda oculta de violencia en Venezuela: “No están reconociendo la diversidad política de Venezuela, están satisfaciendo simplemente los intereses de la oligarquía venezolana y de la clase política opositora, intereses exclusivos, negando que existe también otro país en Venezuela”.

«Más nunca volveremos a una organización que se utiliza para la sumisión,  nos vamos con gran orgullo, con las banderas de Bolívar en alto, esta es nuestra última participación en la OEA… Venezuela no aceptará ninguna imposición de la OEA, no nos pueden obligar», culminó la dignataria venezolana.

Una vez más, la discusión terminó sin consenso, por lo que la OEA no tiene cómo emitir pronunciamiento en torno a Venezuela.

Lea también: Julio Borges, el gran perdedor ante el triunfo de Venezuela en la OEA

JS

 

 

 

LEE Más

spot_img