Una banca con vocación social, podría ser posible

Una banca con vocación social, podría ser posible

Si usted es venezolano y tiene una cuenta en el Banco de Venezuela, seguramente su nombre le trae algunas malas experiencias. La institución financiera del Estado venezolano luego de tener 3 millones de clientes, pasó a tener alrededor de 14 y la adecuación de su plataforma no ha avanzado al mismo nivel de su crecimiento.

Recientemente, se anunció la creación de una nueva plataforma, que además de generar bienestar a los usuarios, ahorraría una gran cantidad de dinero a la nación. Sin embargo, es importante hacer contexto para hablar de lo que viene.

Breve reseña

El Banco de Venezuela tiene una historia muy interesante. En principio porque, a pesar de su nombre, durante mucho tiempo no fue realmente propiedad de los venezolanos. Su fundación data de 1890 con capital estatal, no obstante, en 1996, década en la que el bipartidismo entregó el país al Fondo Monetario Internacional y a las trasnacionales, esta institución financiera fue vendida a un grupo español.

Durante los años que el BDV estuvo en manos extranjeras, todos sus dividendos se iban a España, a un grupo, o más bien a una familia, que tenía en su poder el Banco de Venezuela.

Luego, el 3 de julio de 2009 se anuncia su nacionalización definitiva, negociación que emprendió el entonces presidente Hugo Chávez, como parte de una serie de nacionalizaciones que abarcaron desde las empresas que administran los recursos naturales estratégicos de la nación (petróleo, hierro, bauxita) hasta la banca y otras empresas estratégicas para el desarrollo del país.

Lo que pocos dicen sobre el BDV

Evidentemente, al pasar a manos del Estado, el BDV comienza a ser objeto de ataques mediáticos, financieros e incluso tecnológicos. Lo cierto es que el crecimiento desproporcionado de 3 millones de clientes en el año 2009 a 14 millones en la actualidad, ha colapsado los servicios al punto de que es tema diario en las tendencias de las redes sociales.

De lo que pocos hablan es de los dividendos que ahora deja al país tener un banco verdaderamente de Venezuela. Lo resumió José Javier Morales, actual presidente de la institución, recientemente al cumplirse 9 años de la nacionalización, cuando informó al país acerca de las utilidades y los dividendos que otorga la entidad financiera a la nación.

“Desde su nacionalización, el banco no ha dejado de dar dividendos al país” explicó Morales y agregó que solamente este año, “las utilidades del primer semestre de este año son superiores a los 7 billones de bolívares, de los cuales, se entregarán al Estado venezolano 3.2 billones“, el dinero que antes pertenecía solo a una familia, “ahora va a las pensiones de nuestros adultos mayores y planes sociales del Gobierno”, dijo durante una entrevista televisiva.

Además, el BDV es líder en el otorgamiento de créditos en los más distintos ámbitos de la vida nacional, con morosidad cero.

Nueva plataforma

No obstante sus aportes al país, la queja más recurrente de los usuarios, tiene que ver con las permanentes dificultades para acceder a la plataforma digital del banco para hacer transacciones electrónicas, debido a la falta de efectivo en el país suramericano, parte de lo que sus autoridades han denominado como una guerra económica, que tiene su flanco más fuerte en el contrabando de billetes que luego venden en la frontera colombiana hasta por el triple de su valor nominal.

Según Morales, esta situación ha afectado la vida normal del venezolano en el uso de la banca, “en Venezuela se ha roto el ciclo del dinero“, dijo y argumentó que lo ideal sería que el Banco Central de Venezuela entregue el cono monetario a los bancos públicos y privados, quienes lo ponen en la calle a través de las agencias bancarias y al menos un 60% vuelva a los bancos a través de depósitos en efectivo, pagos de servicios, etc. Hoy eso se ha roto y apenas 3% retorna a las entidades bancarias, lo que  ha hecho que el pueblo esté obligado a usar canales alternos como la banca electrónica y se da una saturación de esos canales en todos los bancos, sobre todo el BDV que es el más grande del país.

Ingresar a la página del banco ha sido un obstáculo para sus usuarios

En tal sentido, la institución financiera ha invertido en la actualización permanente de su plataforma, pero no ha sido suficiente porque la actividad actual la ha desbordado, “buscamos presupuesto con distintos proveedores internacionales para generar una nueva plataforma y se requerían al menos 30 o 35 millones de dólares que no los tenemos por los problemas de divisas que tiene el país”, añadió el funcionario.

Por esta razón, los técnicos del BDV, con una inversión de dos millones de dólares, le han presentado al país una nueva banca electrónica que se llama BDV en línea que no  sustituye a Clavenet personal, sino que va a permitir ir migrando los servicios, “no es un cambio de la noche a la mañana ni sustituir una por otra, es una migración paulatina, creemos que máximo en 4 meses estarán disponibles todos los servicios de la nueva plataforma. La gente ingresa con su mismo usuario y clave y tendrá los mismos beneficios”, destacó el presidente del banco

La nueva plataforma electrónica del banco del Estado

Otras alternativas

De igual forma, el BDV ha desarrollado otras alternativas de pago electrónico, para suplir la ausencia del dinero en efecto. La primera es el Pago Clave, que consiste en una transferencia electrónica a través de un mensaje de texto con el teléfono del usuario afiliada a la cuenta bancaria.

El servicio ya cuenta con un millón 700 mil usuarios y se transan a diario cerca de 400 mil millones de bolívares, “solo nuestro banco ofrece el servicio para todo tipo de teléfono, el resto lo tiene solo para teléfonos inteligentes”. Recalcó que por esta vía se pueden transferir hasta 20 millones de bs diarios.

Además está en plena expansión el biopago, basado en el pago electrónico a través de la huella digital. Morales adelantó que también se desarrolla actualmente una tarjeta de contacto que podría permitir el pago de transporte público sin necesidad de efectivo.

Biopago, una alternativa a la falta de efectivo

El bloqueo nos afecta a todos

El presidente del Banco de Venezuela insistió en el ataque a la banca a través de la guerra económica. Citó el bloqueo de Estados Unidos a través de supuestas sanciones, que han impedido operaciones básicas, como la compra de plástico para entregar a los usuarios las tarjetas de débito o crédito.

“La banca pública y privada han tenido grandes dificultades para contratar con proveedores internacionales, hacerle los pagos y comprar elementos como los plásticos para satisfacer la demanda acumulada al respecto. Con gran esfuerzo logramos hacer una compra importante, no podemos decir a quién para evitar un bloqueo posterior, para hacer jornadas de entrega de tarjeta a quienes más lo necesiten” indicó.

Durante grandes jornadas de fines de semana, este ente financiero ha estado ejecutando operativos de entrega de tarjetas a sus usuarios. Queda entonces poner a prueba la nueva plataforma que además de ahorrar dinero a la nación, es hecha por venezolanos comprometidos con superar las dificultades impuestas.

JS

5 nuevas medidas presidenciales avivan debate económico en Venezuela

 

 

 

Artículos relacionados