7 operaciones fracasadas que buscaban acabar con el gobierno de Nicolás Maduro

La Revolución Bolivariana ha sorteado desde su génesis las más diversas formas de ataque en procura de su caída. Hugo Chávez vivió un golpe de Estado en 2002, una paralización de la industria petrolera entre 2002 y 2003, las guarimbas de 2004 y las revueltas estudiantiles financiadas desde el exterior en 2007, entre otros tantos intentos de derrocamiento.

Pero su sucesor, Nicolás Maduro, no ha tenido descanso alguno en sus siete años de gobierno, pues la oposición venezolana más extremista no ha parado de conspirar en su contra después de la desaparición física del líder de este proyecto político. Desde VTactual invitamos a un repaso por las 7 operaciones más icónicas que intentaron derrocar a la Revolución Boliviana en tiempos de Maduro.

7. La arrechera de Capriles

En 2014, durante las primeras elecciones en las que participó Nicolás Maduro, ya se podía vaticinar que en caso de obtener la victoria no tendría un gobierno fácil con una oposición envalentonada con la desaparición física de Chávez. Tras el triunfo electoral del 14 de abril, la negativa a reconocer los resultados por parte del candidato derechista Henrique Capriles Radonsky, desató una ola de violencia que vaticinaba tiempos peores. «Salgan a la calle a drenar esa arrechera», dijo el político al tiempo que su espontaneidad hizo estallar una violencia que dejó el saldo de 14 muertos.

6. Operación «La Salida»

Al margen de las elecciones que ya estaban fijadas para abril de 2014, un movimiento opositor ya anunciaba que no reconocería resultado comicial alguno y que su vía de lucha sería la «desobediencia civil» y la toma de las calles en todo el país. La operación «La Salida» fue comandada por los sectores más extremistas de la oposición, representados por Leopoldo López, María Corona Machado y Antonio Ledezma, quienes impulsaron en 2014 el primer ensayo de lo que serían las letales guarimbas del año 2017 que arrojaron más de un centenar de víctimas fatales.

5. El golpe parlamentario

Las elecciones parlamentarias de 2015 trajeron consigo un nuevo panorama político a Venezuela. La victoria amplia de la oposición en la Asamblea Nacional, le dio un aire a los movimientos antibolivarianos, que vieron otra oportunidad de propiciar un cambio de gobierno. Con la amenaza de «salir de Maduro en seis meses», Henry Ramos Allup tomó el control del Parlamento, juramentó a tres diputados que ganaron de manera fraudulenta y desde entonces la AN fue declarada en desacato y todas sus acciones nulas. El enfrentamiento de poderes públicos no se hizo esperar. Así llegaron ilegalmente a presidir el parlamento Julio Borges y Juan Guaidó con peores consecuencias.

4. Magnicidio frustrado: Operación Fénix

El 4 de agosto de 2018 Venezuela vivió momentos de altísima tensión cuando en pleno acto oficial encabezado por el jefe de Estado se produjo un intento de magnicidio. Con una ataque con drones se atentó contra la vida de Nicolás Maduro en una acción ejecutada por presuntos militares desertores con el apoyo de políticos como Julio Borges y Juan Requesens, que propiciaron el entrenamiento para tal acción en territorio colombiano. Por la llamada «Operación Fénix» están detenidas unas 23 personas, entre los que destaca Requesens y los autores materiales. Borges tiene alerta roja de Interpol y permanece prófugo de la justicia.

3. Sabotaje eléctrico

El 7 de marzo de 2019 una cadena de ataques al corazón y cerebro del sistema eléctrico nacional, dejó a casi la totalidad Venezuela sin servicio de energía. El mundo conoció la noticia de que el país con las mayores reservas de petróleo se quedaba a oscuras, pero poco se dijo en el exterior sobre los ataques internos y externos que se cometieron contra los sistemas computarizados que controlan las redes de distribución de energía eléctrica. Paulatinamente el gobierno tomó el control de la situación y repuso el servicio, pero los daños a la nación todavía son incalculables.

2. Bloqueo económico y embargo

La declaración de Venezuela como «amenaza inusual y extraordinaria» por parte de Washington durante el gobierno de Barak Obama, fue endurecida por Donald Trump, que no sólo ratificó su postura, sino que procedió a bloquear económicamente al país, cercó su capacidad de comercio con otras naciones aliadas y propició el embargo de activos venezolanos en diversas partes del mundo. Al diputado Juan Guaidó, a la cabeza de este ataque a su propio país, Estados Unidos le encargó el manejo de una parte de los activos nacionales de Citgo y otros recursos para financiar su gobierno ficticio y continuar allanando el camino de la desestabilización nacional.

1. Operación Gedeón

Llevada a cabo el pasado 3 de mayo de 2020, esta operación, cuya investigación está en desarrollo, fue el resultado de una acción planificada con el consentimiento de Estados Unidos y Colombia, para que mercenarios venezolanos, estadounidenses y colombianos incursionaran en la nación caribeña para «neutralizar» objetivos de alto nivel del gobierno venezolano. En la operación fueron abatidos algunos mercenarios y la mayoría de ellos fueron capturados con el trabajo conjunto de la Fuerza Armada, la policía y las comunidades organizadas. La operación Gedeón fue el resultado de un contrato firmado por Juan Guaidó, sus asesores y el mercenario estadounidense Jordan Goudreau, propietario de la empresa de servicios de seguridad Silvercorp, que tiene cercanos nexos con la Casa Blanca.

Randolph Borges/VTactual.com

Maduro: Mercenario confirmó que #DonaldTrump contrató a Silvercorp para atacar a Venezuela

Artículos relacionados