AN dispuesta a entregar las riquezas venezolanas

Como parte de una nueva escalada contra la soberanía venezolana, la Asamblea Nacional en desacato, liderada por el autoproclamado Juan Guaidó, prevé revertir la nacionalización de Petróleos de Venezuela (PDVSA), abriéndole paso a que las empresas privadas extranjeras controlen la operatividad en los campos del territorio nacional.

A su vez, esta medida, que pone fin la ardua lucha por la soberanía y autodeterminación de los pueblos impulsada por el comandante Hugo Chávez, también supondría la transferencia o subasta de activos a un regulador independiente.

«Necesitamos cambiar el marco actual … necesitamos abrir la industria petrolera a la inversión privada», dijo Ricardo Hausmann, delegado de Guaido en el Banco Interamericano de Desarrollo.

De acuerdo con la propuesta que será discutida en los próximos días, el equipo de Guaidó estaría impulsando una serie de contratos para que las empresas privadas operen de manera individual y en forma conjunta con PDVSA, lo cual corrobora la teoría el estrecho vínculo del autoproclamado con el Gobierno estadounidense  y su postura a favor de los intereses imperialistas en territorio venezolano.

«Todos los reservorios de hidrocarburos pueden ser parte de una subasta que decidirá la Agencia de Hidrocarburos de Venezuela», dice el borrador, que a su vez, indica que los contratos serían adjudicados por un nuevo regulador denominado Agencia Nacional de Hidrocarburos.

YR

Artículos relacionados