La xenofobia crece desde la Unión Europea

El canciller de Austria, Sebastián Kurtz, aseguró que no firmará el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular  para evitar lo que calificó como “una amenaza para la soberanía nacional”.

Kurtz informó que tras el visto bueno en el consejo de ministros, el gobierno austriaco enviará una explicación formal a la ONU. En concreto, se opuso a limitar a sus autoridades en las actividades relacionadas con las deportaciones de inmigrantes.

Por su parte, el vicecanciller de Austria Heinz-Christian Strache afirmó que “la migración no es ni debe ser un derecho humano”, por lo que tampoco enviarán un representante a la reunión planteada para diciembre próximo.

Sebastián Kurtz y Heinz Christian Strache ofrecieron declaraciones tras el sostener una reunión

«No puede haber ningún derecho a migrar debido al clima o la pobreza, pues tendríamos en este mundo un desarrollo que no sería compatible con una política realista», añadió el ultraconservador Strache.

La Unión Europea es presidida actualmente por Austria, cuya actuación sigue el paso de Hungría y se une a la xenofobia que promueven algunos países miembros del bloque comercial, ante la crisis migratoria que enfrentan producto de sus propias intervenciones.

JG

7 grandes migraciones en la historia de la humanidad

Artículos relacionados