La urgencia de parar en seco el sabotaje de los servicios públicos en Venezuela

Numerosos y muy recurrentes han sido los actos de sabotaje que se han presentado durante los últimos meses contra los servicios públicos en Venezuela.

La Línea 2 del Sistema Metro de Caracas presentó fallas el pasado 24 de junio luego de un corte de cables en Mamera. Varias estaciones dejaron de prestar servicio comercial y en algunas se generó retraso. La compañía informó sobre la situación en su cuenta de Twitter. El Silencio, Mamera, Los Ruices, Caricuao, Zoológico y Las Adjuntas no se encontraban operativas “motivado al robo de cables”. Por otra parte, el Metro de Los Teques suspendió sus actividades por “una falla eléctrica” en la subestación del subterráneo que comunica la capital de Miranda con Caracas.

El Metro de Caracas también sufrió, el miércoles 27 de junio, un fuerte retraso en las líneas 1 y 2 del sistema y según reportaron los usuarios, la estación Palo Verde se mantuvo colapsada pues solo un andén funcionaba. También informaron que se ha vuelto habitual el tedioso hecho de que los trenes pasen cada 25 minutos.

Tanto los primeros cinco días de la semana, que son laborables para la mayoría de los venezolanos, como los sábados y domingos, cuando algunas familias buscan esparcimiento y recreación, se han convertido en largos lapsos donde invertir tiempo en trasladarse de un punto a otro en la capital del país suramericano, le hace pensar 2 veces a los ciudadanos si lo adecuado es mejor quedarse en casa; la otra opción es encontrarse con graves fallas en los servicios de transporte, aunado a los altos costos, servicio deficiente o incluso total ausencia de los mismos.

Robo de cables en el Metro Los Teques

Otro problema de gran importancia tiene que ver con la gravedad de la situación que abarca el robo de los cables de fibra óptica de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV).

“Tenemos ocho meses sin línea de CANTV, porque se robaron todo el cableado. La gente que no tenga celular no sabe qué hacer para comunicarse, y quienes necesitan el servicio para utilizar el internet tampoco pueden hacerlo. Varios negocios quedaron sin punto de venta afectando al comprador final”, contó Marcos Suárez, residente de la calle 115 del barrio Los Pinos, en Maracaibo.

El problema del robo de cables se ha agudizado. Según una fuente ligada a la empresa telefónica que prefirió no ser identificada, hace dos años las denuncias de estos robos de cable al mes apenas llegaban a tres. “Hoy en día recibimos diariamente un promedio de 10 denuncias de robos, es decir, 40 robos mensuales”, detalló.

Explicó que la compañía en nueve meses ha gastado el material que reponía en tres años. “Nosotros manejábamos un histórico de compra y eso ha sido sobrepasado por el hurto de cables. La cantidad de reposición sobrepasa el material que se recibe, porque son muchas las denuncias”, refirió.

La fuente también explicó que este material es enviado por proveedores internacionales y el proceso de compra se ha dificultado por el tema de las divisas y el bloqueo internacional contra Venezuela.

Robo de cables CANTV

Esta situación se ha generalizado en muchas zonas del país. Si no hay servicio CANTV, la mayoría de los venezolanos no solo se quedan sin teléfono fijo si no también sin internet, pues un gran porcentaje depende de la compañía nacional para navegar y resolver todos los temas personales e incluso laborales.

En el estado Zulia por ejemplo hay aproximadamente 365 mil líneas de CANTV asignadas, y de estas 80 mil han sufrido hurto de cable.

“Estas personas, parte de la delincuencia organizada, no se roban otro tipo de cables, porque quieren aprovechar el cobre y favorecer el contrabando de extracción que se está dando hacia Colombia. Esto ha influido mucho en el funcionamiento y en la operatividad normal de la compañía, pues el material es estratégico para el Estado venezolano”, señaló.

Sin servicio telefónico y sin internet quedó la urbanización Ruiz Pineda, en la ciudad de Guarenas, luego de que fueran robados más de 200 metros del cable de fibra óptica de la CANTV durante la madrugada del pasado 11 de junio.

Vale resaltar que la avenida principal de Ruiz Pineda es una importante zona comercial, por lo que este es uno de los sectores más perjudicados, debido a que el funcionamiento de los puntos de venta dependen del servicio telefónico.

El pasado 19 de junio, en rueda de prensa el comisario Kleyder Ferreiro, secretario de Seguridad Ciudadana y Paz de la Gobernación del estado Lara, informaba sobre el desmantelamiento de una banda dedicada al robo de cables de la CANTV en la región. En un operativo desplegado por el Servicio de Investigación Penal se logró la incautación de más de 300 kilos de material estratégico: entre ellos 80 kilos de cobre y 200 de aluminio; de inmediato  se realizó la detención de siete ciudadanos mayores de edad y un menor, quienes se dedicaban a esta actividad delictiva.

Corte y robo de cables CANTV

“Mantenemos desplegados a nuestros organismos de investigación e inteligencia contra aquellos que han vulnerado el derecho del pueblo y lesionado el patrimonio del Estado; es nuestro deber presentar a estos ciudadanos ante el Ministerio Público para que cumplan con el proceso penal, de acuerdo a las garantías que dictan las leyes”, afirmó Ferreiro.

Material robado fue recuperado por organismos de seguridad del Estado.

El pasado 26 de junio, un hombre subió a un poste para robarse unos cables y murió tras recibir una descarga eléctrica. El hecho ocurrió en la comunidad de El Trabuco en Los Teques. Según el reporte de la medicatura forense, el sujeto que no portaba documentación cayó desde el poste tras la descarga eléctrica en el momento que pretendió cortar cables de alta tensión (15.000 W).

Vecinos de la zona refirieron que con este suceso queda al descubierto una banda de jóvenes, entre ellos el fallecido, quienes presuntamente sustraen transformadores y cableado de alta tensión para luego venderlos en el mercado negro.

Fuentes de los bomberos de la zona indicaron que el sujeto estuvo manipulando los cables de un poste ubicado en la vía principal durante la madrugada. Aparentemente, se electrocutó y cayó al suelo. Fue identificado por sus familiares, en horas de la tarde, como Jesús Manuel Rodríguez Peralta de 25 años.

Jesús Manuel Rodríguez Peralta, de 25 años, falleció luego de intentar cortar cables de alta tensión.

Este no es el primer caso que ocurre en Los Teques, ya que casi todos sus habitantes se encuentran sin línea telefónica por el robo de cables de CANTV.

Noticias de este tipo han copado los medios nacionales durante meses. Un estatus que lamentablemente se ha multiplicado y generalizado en el país suramericano. Transporte público (metro, carritos, autobuses y jeeps), líneas telefónicas fijas, servicio de internet, plataformas de pago electrónico, puntos de venta, páginas de los bancos para realizar transferencias (ante la escasez del dinero en efectivo), agua y electricidad presentan un número desproporcionado de fallas que han colapsado la vida de los venezolanos, disminuyendo significativamente su calidad de vida y reforzando el fenómeno social de la Hiperanomia que experimenta Venezuela y que ha sido denunciado por la profesora y socióloga MaryClen Stelling.

La vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, anunció el jueves 28 de junio la instalación de las mesas estratégicas para evaluar la situación de los servicios públicos, la productividad y la vivienda. Además agregó: “Debemos asumir el transporte como un acceso de calidad. Es importante cuidar el servicio público a la orden del desarrollo social”, señaló.

El Estado venezolano debe encontrar la manera de poner un freno a este ciclo disfuncional que presenta parte de la sociedad, más allá de los planteamientos que vayan solucionando aspectos de la crisis financiera, del bloqueo comercial y de la guerra económica sin precedentes que sufre la nación bolivariana.

SC

 

Metro de Caracas: un sistema «mata votos» en la capital venezolana

 

El saboteo a los servicios públicos está de moda en Venezuela

Artículos relacionados