#Análisis: Reveses legales de un supremacista en aprietos

#Análisis: Reveses legales de un supremacista en aprietos / Foto: VTactual

Poco efectivo ha resultado para #DonaldTrump recurrir a la justicia para detener el caudal que ha roto la represa de escándalos, arbitrariedades y acciones ilegales ejecutadas durante los últimos cuatro años al frente de la Casa Blanca.

A juzgar por los más recientes fracasos jurídicos sufridos por el supremacista, es muy probable que se vea en aprietos para concretar sus aspiraciones de reelección, justo cuando se acerca noviembre y cuando le toca lidiar con la inclemente opinión pública estadounidense, que ya le ha pasado factura por su mala gestión en torno a la pandemia de coronavirus o debido a la violencia racial sistémica que parece impulsar en EE.UU.

Para hablar en términos recientes, hace apenas ocho días, y pese a las constantes presiones para impedir la publicación de su ex asesor de seguridad John Bolton, el actual mandatario republicano no pudo evitar que el juez Royce Lamberth decidiera no impedir que la obra del ex funcionario, un compendio de develaciones de las jugadas más indecorosas de la actual administración, llegara a las estanterías de todo el país el martes 23 de junio.

Claro está, mucho antes, desde enero, a través de las diversas empresas de comunicación nacionales e internacionales, se fueron filtrando extractos de lo que ofrecía el testigo de primera mano, mientras la casa editorial, Simon & Schuster, aprovechaba la notoriedad de los implicados para garantizarse la curiosidad, la repercusión y las ganancias, por lo que llegó a emitir un comunicado que señalaba: “Éste es el libro que #DonaldTrump no quiere que lean”.

Presiones, ineptitud e irresponsabilidad

Justo así fue como el mundo se enteró de las presiones contra el Gobierno ucraniano en detrimento de Joe Biden, de las interacciones de Trump con Xi Jinping para procurar su reelección, de los intríngulis de las reuniones con Kim Jong-un para la distensión de las Coreas y la desnuclearización de la península, incluso de los manejos políticos para el derrocamiento del Gobierno legítimo de Venezuela. En cualquiera de los casos, se ofrecía una visión inepta e irresponsable del huésped de la Casa Blanca, mucho antes de que el libro llegara a las librerías.

“Si bien la conducta unilateral de Bolton despierta preocupaciones de seguridad nacional, el gobierno no probó que una interdicción (en este caso una prohibición de venta o divulgación) sea un remedio apropiado”, escribió el juez Lamberth, a lo que el supremacista reaccionó con su beligerante retórica contra el autor de «The Room Where it Happened: A White House Memoir” (La habitación donde pasó: una memoria de la Casa Blanca), a través de su red social favorita, Twitter: “Bolton violó la ley y ha sido llamado y reprendido por hacerlo, con un precio realmente alto a pagar».

Nada menos el martes previo a la publicación, el 16 de junio, el equipo de abogados del líder ultraderechista introducía la demanda judicial para evitar la publicación ante un tribunal federal de Washington DC, bajo el alegato de que Bolton no dejó examinar su texto, con lo cual incumplió los acuerdos de confidencialidad que firmó para conseguir su antiguo cargo y obtener acceso a información clasificada.

De cualquier manera, el de Bolton, como lo catalogan algunas agencias internacionales, es el retrato de los 17 meses que trabajó con Trump hasta que resultó despedido en septiembre de 2019, algo que el candidato a la relección califica de “ficción”. Para el exconsejero, el sucesor de Barack Obama no está nada “apto para el cargo”.

Trump vs Trump

De los intentos por detener los próximos best sellers sobre su vida –política y personal- se puede decir que el exmagnate inmobiliario no ha alcanzado el éxito del que tanto se vanagloria.

El segundo caso implica a una ficha de la propia casa, Mary Trump. La hija de Robert S. Trump, hermano menor del ocupante del Despacho Oval, por tanto su sobrina, decidió contar todo lo que sabe. Y el título, que deberá estar en las librerías el próximo 28 de julio, suena muy prometedor: “Too Much and Never Enough: How My Family Created the World’s Most Dangerous Man” (Demasiado y nunca suficiente: Cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo).

Detrás de la publicación repite la editorial Simon & Shuster que trae lo que describe como un «retrato revelador y fidedigno de Donald J. Trump y la tóxica familia que lo creó (…) que describe una pesadilla de traumas, relaciones destructivas y una trágica combinación de negligencia y abuso. Explica cómo eventos específicos y patrones familiares generales crearon al hombre dañado que actualmente ocupa” la Casa Blanca.

#Análisis: Reveses legales de un supremacista en aprietos
/ Foto: Cortesía

En este caso, un nuevo revés judicial se le presentó al equipo de abogados presidenciales, luego de que el juez del tribunal de Nueva York, Peter Kelly, rechazara con base en elementos jurisdiccionales la demanda de restricción adelantada por Robert S. Trump contra la publicación, quien ya anunció que acudirá a otro tribunal para dirimir el caso.

Lo cierto es que el abogado de Mary Trump, Ted Boutros, tachó la demanda presentada por su familia de una “descarada violación de la Primera Enmienda (que toca lo concerniente a la libertad de expresión, de prensa, de culto o de reunión pacífica)” con la que “buscan suprimir un libro que discutirá asuntos de suma importancia pública”, porque “no quieren que el público sepa la verdad”.

El muro es ilegal

Para cerrar un par de semanas de fracasos en tribunales, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito (California) dictaminó, este viernes, que el uso de fondos militares por parte de la administración de #DonaldTrump para construir el muro fronterizo entre EE.UU. y México resultó “ilegal”.

El dictamen citado por medios locales expresa: “Estos fondos fueron consignados para otros fines, y la transferencia equivalía a ‘sacar fondos del Tesoro sin autorización de la ley y violando así la Cláusula de Consignaciones’ […] por lo tanto, aquí la transferencia de fondos fue ilegal”.

Al respecto, el fiscal general de California, Xavier Becerra, aseguró: “El tribunal recordó al Presidente, una vez más, que nadie está por encima de la ley (…) Mientras la Administración de Trump roba fondos públicos para construir un muro no autorizado en la frontera sur, familias de todo el país están luchando para pagar sus cuentas».

Cuando, en 2019, el Congreso le negó 5 mil 700 millones de dólares para construir el muro limítrofe en California, Arizona y Nuevo México, la Casa Blanca decidió declarar una emergencia nacional en la frontera para acceder a unos 2 mil 500 millones de dólares pertenecientes al Pentágono (Secretaría de Defensa), bajo el argumento de evitar el contrabando de drogas en el área.

#Análisis: Reveses legales de un supremacista en aprietos
/ Foto: Cortesía

Visto así, es probable que comience una guerra de apelaciones para no dar el brazo a torcer en lo que respecta a la actual política de migración republicana en la zona fronteriza con el vecino mexicano, que ha causado gran cantidad de decesos por uso excesivo de la fuerza y ha separado a miles de familias en uno y otro lado del país.

FF/VTactual.com

#LoMásVT: Venezuela lucha por avanzar entre las zancadillas propinadas por Washington

Artículos relacionados