Entre la libre determinación o el injerencismo

Varios gobiernos en Latinoamérica y el resto del mundo felicitaron al presidente venezolano Nicolás Maduro por su reelección y la extensión de su mandato en Miraflores hasta el año 2025, mientras que otros, por el contrario, anunciaron nuevas medidas y desconocieron el evento electoral.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, celebró en Twitter la victoria porque “triunfó ante el intervencionismo de Estados Unidos”.

Desde Cuba, el nuevo presidente, Miguel Díaz-Canel, recalcó la continuidad de la Revolución Bolivariana ydestacó la valentía del pueblo venezolano.

También el gobierno de El Salvador reconoció el triunfo.

“Las partes involucradas deben respetar la decisión del pueblo venezolano”, dijo miles de kilómetros más allá, en Pekín, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang.

Rusia felicitó a Maduro e indicó que el gobierno de EE. UU y otros países colocaron obstáculos para “entorpecer las votaciones de los venezolanos que están en sus territorios”.

Rusia denunció que nuevamente algunos países la acusadan de intervenir en elecciones foráneas sin aportar pruebas.

Por la injerencia

Tal y como se tenía previsto, los países del Grupo de Lima decidieron “reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas” con Venezuela, tras desconocer las elecciones presidenciales.

La decisión fue anunciada en un comunicado emitido por los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Además, informaron que arreciarán el cerco financiero ilegal al emplazar a cada país a emitir boletines “que transmitan al sector financiero y bancario el riesgo en el que podrían incurrir si realizan operaciones con el gobierno de Venezuela”.

El canciller mexicano, Luis Videgaray, lee un del Grupo de Lima, en Ciudad de México, haciendo un “último llamado” a suspender las elecciones presidenciales.

El vicepresidente de EE. UU, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, criticaron los resultados y prometieron una “respuesta internacional”.

“Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados mientras Venezuela se derrumba y continúa la miseria de su valiente pueblo”, amenazó Pompeo.

El jefe de gobierno de España, Mariano Rajoy, anunció que su país estudiará “medidas oportunas” en el marco de la Unión Europea porque consideró que las elecciones presidenciales no respetaron “los mínimos estándares democráticos”.

Otro, reconocido antichavista, el senador Marco Rubio, rechazó los resultados y sostuvo que Maduro afirma haber recibido más votos de las personas que acudieron al proceso electoral.

No es un dato menor que Maduro ganó con 6 millones 711 mil 110 votos, con una participación de más de 9 millones de los  20 millones registrados para votar

La abstención rondó 54%, según datos del CNE.

ER

Artículos relacionados