La cumbre de la doctrina Monroe

La próxima Cumbre de las Américas ha dado mucho de qué hablar. Por todas las vías se ha intentado impedir a un país soberano, Venezuela, que asista; como servicio a Estados Unidos en su interés de aislar a la nación suramericana y derrocar a su Gobierno.

El espíritu que impera es la doctrina Monroe y su legado «América para los americanos», la región al servicio del norte. A pesar de que el principal y más furibundo ejecutor de EEUU al frente de esta misión, el hoy ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, ya no está al frente, pues debió abandonar el cargo señalado por graves hechos de corrupción, otros intentan convertirse en el nuevo perrito que mueve la cola.

Así las cosas, un grupo de diputados peruanos, presentes en la plenaria de la Unión Interparlamentaria Mundial, invitó al diputado de la derecha venezolana Julio Borges, a asistir a la Cumbre en nombre de Venezuela. Justamente, ha sido Borges, quien ha encabezado varias giras por países del mundo (con fondos que hasta ahora se desconocen), aupando sanciones y acciones violentas e injerencistas contra su país.

Ningún otro mérito, que no sea el servicio que Borges ha prestado contra su patria, lo haría merecedor de esta invitación. Pero además, nunca ha ocultado sus aspiraciones presidenciales, lo cual no tendría nada de malo si al menos esperara llegar a la presidencia por la vía electoral. Borges, es sin duda, uno de los personajes más emblemáticos de lo que significa la vieja política venezolana y latinoamericano de patio trasero. En ese contexto, agradece la invitación de sus colegas lacayos.

JS

Julio Borges se le guinda a Piñera

Artículos relacionados