Políticos corruptos de Guatemala celebran nueva ley de reducción de penas

  1. Guatemala reformó su Código Penal para permitir que los reos que acepten que cometieron un delito puedan reducir hasta el 50 por ciento de su condena, una norma que ha traído opiniones desfavorables, pues muchos analistas la consideran una puerta abierta para la excarcelación de políticos corruptos o la promoción del crimen organizado.

El nuevo Código Penal contempla que los presos que acepten “de forma consciente, voluntaria e informada” ser culpables pueden optar por la reducción de hasta la mitad de su condena, pero con una excepción: no pueden ser beneficiarios quienes estén condenados por delitos de lesa humanidad y siempre y cuando la pena sea menor a 10 años.

Además, los convictos deben hacer una “reparación digna e integral a las víctimas en sus componentes de indemnización, restitución y garantía de no repetición”. Sin embargo, la reforma especifica que “si (el beneficiario) no puede pagar la cantidad completa, el juez puede fijar una cuota inicial entre el 20% y el 30%, y definirá la forma de pagar el resto”, para lo que deberán presentar garantías reales.

La reforma del Código Penal guatemalteco, y la forma tan expedita de aprobarlo (casi sin debate o diatribas), inclina a muchos a pensar que ya los diferentes partidos que hacen vida en el Congreso habían pactado, y levanta la sospecha de que algunos políticos presos de esas toldas, como el expresidente Otto Pérez Molina, recurran a este recurso.

En este sentido, el procurador de DDHH de Guatemala, Jordán Rodas, advirtió que la nueva ley puede dejar libres a reos con perfiles delincuenciales peligrosos o favorecer a la clase política. “Saldrán libres reos ya sentenciados por delitos como extorsiones u homicidios, y favorecerá a personas ligadas al poder político y al sector económico (…) Dejará en libertad a gente con un perfil delincuencial peligroso”, sostuvo.

MMMV

Guatemala se une a los ataques contra Venezuela

Artículos relacionados