Nuevo Ministro de Defensa de Colombia es enemigo de los acuerdos de paz

El presidente colombiano, Iván Duque, nombró a Carlos Holmes, quien hasta ahora era el Canciller, para llevar la política de seguridad y defensa del país suramericano, cuyo acuerdo de paz está roto y está inmerso en la violencia política.

Holmes, uno de los políticos activos que más se acercan a al ideología del expresidente Álvaro Uribe, se ha declarado enemigo de los «grupos terroristas», como califica a las guerrillas Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la fracción que volvió a las armas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuya otra parte está agrupada en un partido político con la misma sigla: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Este personaje ha acusado en reiteradas oportunidades a Venezuela de albergar y permitir actividad de las FARC y otros grupos armados ilegales colombianos en su territorio.

Y es esta posición de Holmes, la que podría poner en riesgo el ya resquebrajado acuerdo de paz que hace unos años puso fin a la guerra civil más larga del mundo, y que este mismo año se rompió luego de que dos líderes de esta antigua guerrilla acusaran a la Casa de Nariño de incumplir lo pactado en La Habana y anunciaron que volverían a las armas.

Holmes fue designado por Duque tras la salida del ministro de Defensa, Guillermo Botero, por un bombardeo que dejó a ocho niños muertos, que fueron reclutados por disidencias de las FARC, ahora se conoce que fueron más y que además algunos habrían salido con vida.

“Deberá seguir adelante en la lucha contra el narcotráfico en nuestro país”, le instruyó Duque tras nombrarlo ministro de Defensa.

Además, tendrá que avanzar en la erradicación de cultivos ilícitos y enfrentar a diversos grupos armados ilegales, añadió.

MMMV

#Impropios Carlos Holmes Trujillo: El canciller del narcotráfico

Artículos relacionados