Generales y almirantes se oponen a nuevo plan de gasto militar de Trump

Generales y almirantes se oponen a nuevo plan de gasto militar de Trump

La intención del presidente Donald Trump de aumentar en 54.000 millones de dólares el gasto militar de su país es cuestionado por 121 generales y almirantes retirados de los EEUU, quienes advierten del “riesgo” que supone reducir la partida del Departamento de Estado y de sus programas de intervención diplomática exterior, como plantea el mandatario para aumentar el presupuesto militar.

Los militares retirados enviaron una carta a líderes del Congreso y los principales secretarios de Estado, donde señalan que por su experiencia en combate saben que muchas de las crisis no se solucionan con las armas. Entre las figuras destacadas que firmaron el documento se encuentra exdirector de la CIA, David Petraeus, o el ex jefe las fuerzas armadas George Casey.

La misiva llega después de que el presidente Trump anunciara un “histórico” aumento del presupuesto de Defensa, que subirá en unos 54.000 millones de dólares, cerca de un 9%, que resultará en recortes por la misma cantidad global en otros ministerios y agencias gubernamentales relacionadas a la política exterior. El anuncio lo realizó durante su primer discurso ante el Congreso de su país.

“El Departamento de Estado, la USAID, la Corporación del Desafío del Milenio, el Cuerpo de Paz y otras agencias de desarrollo son fundamentales para prevenir los conflictos y reducir la necesidad de poner a nuestros hombres y mujeres de uniforme en peligro”, afirma la misiva.

Resaltan lo inestable que es solo confiar en la fuerza de las armas y que los conflictos tienen aristas socioeconómicas que se tienen que tomar en cuenta como la pobreza, falta de oportunidades e injusticia.

“Los militares liderarán la lucha contra el terrorismo en el campo de batalla, pero necesita de socios civiles fuertes en la batalla contra los conductores del extremismo: falta de oportunidades, inseguridad, injusticia y desesperanza”.

Los exmilitares subrayan la importancia de los trabajos de la diplomacia y desarrollo en diferentes países en los que se ha estado en conflicto después del atentado del 11 de septiembre. Subrayan los cambios significativos que se han logrado incorporar a la legislación del país.

El documento concluye asegurando que “no es tiempo de una retirada”, por lo cual deben seguir “orientando” a las demás naciones del mundo cómo gobernar.

Cabe recordar que este aumento no es el más alto aprobado recientemente. En 2012, el expresidente Barack Obama asignó un presupuesto de 681.000 millones de dólares al ámbito militar, y en 2010, el dinero destinado a dichos efectos fue de 721.000 millones.

Con información de Sputnik, RT y NYT.

JA

Artículos relacionados