InicioDestacadaLos frutos del diálogo venezolano en 2017

Los frutos del diálogo venezolano en 2017

Pasada la primer mitad del año, en Venezuela no parecía haber punto de retorno: la violencia se apoderó de los grandes titulares día tras día, durante espacio superior a 4 meses, dejando un lamentable saldo mortal de más de 100 personas, y las acciones del extremismo lucían peores cada día. Quemaron personas vivas, disparaban con cualquier artefacto casero, usaban explosivos, en lo que la mediática global definía como protestas pacíficas.

Menos de seis meses después, el panorama se había transformado por completo: tras múltiples y variadas negativas, la oposición venezolana se vio obligada a sentarse finalmente en la mesa de diálogo con el gobierno nacional, y se han encontrado con acompañamiento internacional en República Dominicana, y en el proceso ha habido significativos avances.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró a mediados de diciembre que el camino hacia un acuerdo definitivo estaba allanado. “Hemos avanzado bastante en los seis puntos de la agenda que estaban planteados», dijo a propósito del segundo encuentro que sostendrían en la capital dominicana.

En ese marco, unos 80 detenidos por su participación en acciones de desestabilización durante las denominadas «guarimbas», esos que la vocería opositora cataloga como «presos políticos» recibieron medidas sustitutivas de libertad, uno de los puntos de agenda que tenía pendiente la fracción de la derecha en la mesa de diálogo.

Al respecto, el canciller Jorge Arreaza manifestó su deseo de que la dirigencia opositora sepa leer de manera correcta este gesto de parte de las autoridades venezolanas, y que con esto «aísle para siempre a sus factores violentos».

Aún así, dirigentes altos como el diputado Julio Borges mantienen su posición de generar una suerte de «transición» para llevar a cabo un cambio de gobierno en ese espacio que, en palabras del presidente Nicolás Maduro, lo que persigue es la paz de la nación. De allí la insistencia por convocar al diálogo.

Esto desconociendo la voluntad manifiesta en las urnas tres veces durante los últimos meses: primer, el pueblo eligió a más de 500 constituyentes para instalar así la Asamblea Nacional Constituyente; luego, dieron amplia mayoría de gobernaciones al chavismo; y finalmente repitieron en las elecciones municipales.

En paralelo, se mantiene la antipolítica del alza desmedida de precios y las arremetidas económicas, lideradas por el marcaje arbitrario del dólar con respecto al bolívar, desde el portal DolarToday, aunque ese es uno de los puntos principales que puso sobre la mesa el gobierno venezolano.

Ambas fracciones se sentarán nuevamente el 11 y 12 de enero, esperando que en las discusiones que ahí se den se logre resolver al menos parte de la situación que tiene como principales afectados los propios venezolanos.

JI

LEE Más

spot_img