#VTactualReportaje ¿Desaparecerá la educación privada en Venezuela?

La educación privada en Venezuela ha sido una de las más golpeadas por la pandemia del Coronavirus. El sistema educativo en general se ha visto en la necesidad de adaptarse a nuevas dinámicas. En el caso de la educación privada, esta va de la mano con el proceso adquisitivo.

En la educación privada, las instituciones y los padres llevan a cuestas la hiperinflación inducida y el bloqueo económico que cada día afecta más a los venezolanos.

Con la culminación del año escolar, muchas son las instituciones que asoman la posibilidad de no poder seguir operativas en septiembre cuando comienza el nuevo año escolar 2020-2021.

Migrar hacia lo público

Docentes sin empleo, niños sin cupo y empresarios sin colegios, ese es el panorama de los que gozan de la educación privada en Venezuela.

Aunque algunas federaciones aseguran que se mantendrán los colegios privados bajo la modalidad a distancia, instituciones consultadas por VTactual indican que será imposible mantener los costos.

La Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (ANDIEP), ha asegurado  que se harán incrementos adecuados en las instituciones para poder mantener la permanencia de los estudiantes. Proponen adecuarse al proceso a distancia con más facilidad.

Sin embargo, la realidad de los propietarios de los colegios es otra, Jazmín Osorio, dueña de un colegio privado en la parroquia El Paraíso, manifiesta que los representantes le han informado que no podrán cancelar la matricula escolar.

“Muchos de los padres que tienen a sus hijos en mi colegio no están trabajando por lo que se les ha hecho complicado terminar de pagar este año en curso. Menos pagarán el que viene. Tenemos 198 alumnos de primaría y 205 de bachillerato. La cuota mensual actual es de $25 o cinco millones de bolívares. Eso debemos incrementarlo por la alta inflación. Hasta ahora solo el 5% de esos alumnos han notificado que seguirán en el colegio. El 95% está buscando cupos en colegios públicos”, refiere.

No hay planificación

En el Colegio Saint George, del estado Miranda los profesores han sido despedidos. Alegan no tener recursos para pagar sus mensualidades. Las actividades complementarias han desaparecido de la planificación.

Luis Bravo, docente de computación explica que ante las medidas dejaron de pagarles la quincena. “Las clases de computación, educación física y manualidades desaparecieron de la planificación por ser estas materias prácticas. Nos dijeron que no cobraríamos más hasta que se active de nuevo el sistema presencial. Lo consideramos un despido indirecto”, narra.

Docentes de la educación privada afirman que en el nuevo año escolar se implementarán nuevas modalidades. Para muchos ya no será necesario la presencia de toda la plantilla educativa. “Hemos descubierto con esta pandemia que no es necesario tanto personal para atender a la población educativa”. Así lo asegura la directora de un colegio privado en Baruta que pidió mantener el anonimato.

Con la llegada de la pandemia, el Ejecutivo tomó como primera medida que la educación sería a distancia. Así se mantuvo hasta culminar este año escolar, tanto en el sector público como privado.

Medidas

Desde el 16 de marzo los padres y representantes tomaron el control de la educación de sus hijos, a través del programa Cada Familia una Escuela que se ejecutó a través del canal del Estado venezolano y desde donde los niños y adolescentes culminaron el año escolar con la modalidad de educación a distancia.

A mediados del mes de junio, el ministro de Educación Aristóbulo Istúriz, asomó la posibilidad de que el siguiente año escolar inicie en enero de 2021, en el caso de que la pandemia por Covid-19 se agravara.

De ser de esta manera, los colegios tendrán que adaptar su normativa, y planificación para atender a todo el sector educativo del país.

Inés Bracho, representante de un colegio privado en la parroquia Santa Rosalía, expresa que le parece excesivo el pago de los colegios privados cuando la educación se mantiene a distancia, “en el colegio donde tengo mis dos hijos avisaron que el incremento de la matrícula será del 60%, lo que me parece irracional. Alegan que los maestros deben seguir cobrando porque siguen trabajando desde sus casas, pero yo alegó que no estoy trabajando y la pandemia no es culpa de nadie. Creo que se debe normar a través del Estado estas medidas”.

Modificación

Óscar Misle, director y fundador del Centro Comunitario de Aprendizaje (CECODAD), en una entrevista exclusiva para VTactual explica que la realidad de los colegios privados en Venezuela va a variar según las condiciones de trabajo de cada una, además asegura que el panorama es confuso.

“El panorama de la educación va a depender de lo que pase con el Coronavirus. La educación tiene muchos déficit tanto en lo público, como en lo privado. Se han ido implementando estrategias en los colegios privados a través de formas de evaluación distintas porque en un principio hubo un exceso de información que abarrotó de contenido a los muchachos y eso generó desesperación en las familias y en los docentes”, refiere.

Asevera que el sistema online es y será otra limitante para estas plantas educativas. “La plataforma online ha sido uno de los grandes protagonistas de esta pandemia en el proceso educativo, la preparación de los docentes. Los colegios privados en zonas populares son diferente a los de las zonas pudientes y en ambos casos se ha hecho complicado el asunto de la conectividad”.

“No hay una realidad exacta”

Detalla que el llevar la escuela a la casa ha sido muy cuesta arriba, porque no se tiene la formación ni la metodología apropiada ni en el sistema privado ni en el público, asegura que el 60% de la población no tiene posibilidad a conectarse a Internet.

“Para los muchachos de sectores populares era más fácil llevar el proceso a distancia porque se emplearon medidas directas con programas televisivos. Este sistema tampoco parece haber dado resultados positivos porque se traslado al mismo profesor que da clases en el pizarrón a una pantalla. En este aspecto ambos sectores tuvieron que flexibilizar el contenido entre los posibles y los esenciales”, señala Misle.

El especialista concluye que pretender que el sistema educativo siga igual a como estaba antes de la pandemia es imposible. Ahora hay un proceso de distanciamiento social importante que dificulta que la educación llegue a todos por igual.

En un sondeo telefónico realizado por algunas instituciones educativas privadas se pudo conocer que ciertos centros educativos han tenido que invertir en recursos tecnológicos para que sus docentes puedan mantener la conectividad con los alumnos.

Alegan como una inversión que deben recuperar para poder mantener el servicio, de lo contrario no podrán activar nuevamente las clases.

NB/VTactual.com

#VTreportaje La educación privada se mantiene sin aplanar la curva de sus costos

 

 

 

 

 

Artículos relacionados