Las intenciones de Iván Duque despiertan dudas

El presidente electo de Colombia, Iván Duque, visitó la sede de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, en donde conversó con el padre Francisco de Roux, presidente de ese órgano, sus propuestas para mejorar los acuerdos de paz y lograr un gran pacto nacional de unidad.

“Pudimos expresar nuestras observaciones para mejorar los acuerdos de La Habana y darle al pueblo colombiano la posibilidad de un gran pacto nacional para unirnos en defensa de la legalidad, estabilización y reconciliación de nuestro país”, dijo Duque.

Medios locales destacaron que los funcionarios conversaron sobre la información reservada que pidió la Comisión al Ministerio de Defensa -sobre los hechos ocurridos durante el conflicto armado-.

Según Duque y la vicepresidenta electa, Marta Lucía Ramírez, quienes serán investidos el próximo 7 de agosto, la conversación fue franca.

Aunque los cálculos siguen variando y no hay consenso entre institutos, organizaciones y gobierno, las cifras más pesimistas dan cuenta de más de 120 líderes asesinados tan solo en el primer semestre de 2018.

La Comisión está presidida por el sacerdote jesuita Francisco de Roux, el periodista e historiador Alfredo Molano Bravo y otros expertos en Derechos Humanos.

A pesar de la creación de esta instancia, analistas insisten en que mientras no se reconozca la existencia de una sistematicidad en los asesinatos y ataques contra líderes y defensores de derechos humanos en el país es -para las organizaciones sociales- una forma de ignorar la dimensión que ha adquirido el problema en Colombia.

No es un dato menor que las luchas por el acceso a la tierra y a los recursos naturales -así como por la justicia social y la rendición de cuentas- impulsan la violencia contra aquéllos que desafían el poder de las élites económicas y políticas. No obstante, el conflicto armado se usa como un pretexto para justificar y ocultar este tipo de violencia.

Hace unos días, se hizo viral un vídeo del religioso Ramiro Arango, de Roldanillo (Valle del Cauca), quien lanzó fuertes señalamientos contra el expresidente Álvaro Uribe, al que le pidió “parar los crímenes” contra líderes sociales y defensores de derechos humanos.

ER

Colombia está creando un Estado portátil en la frontera con Venezuela

Artículos relacionados