Desconcierto económico en Colombia (Parte I)

Desconcierto económico en Colombia (Parte I)

En Colombia, la pregunta es: ¿quién nos va a matar? ¿los guerrilleros, los paramilitares, los narcos o los políticos?” La frase pertenece al periodista y humorista Jaime Garzón, asesinado a balazos hace 19 años. Saltó a la fama por el impecable uso del humor negro para describir a una sociedad colombiana inmersa en la corrupción, el narcotráfico y la guerra. Su incisiva crítica a las castas políticas del país, amplió su número de enemigos. En esa dirección apuntó cuando lanzó su más célebre frase: “En este país, el que no tiene untado el bolsillo con el narcotráfico, tiene untada la nariz”.

La desigualdad social es la conquista más notoria que esa clase política cuestionada por Garzón, ha dejado al país suramericano, situación que no parece mejorar con la recién inaugurada gestión de Iván Duque, quien rompió una de sus más atractivas promesas electorales al aumentar los impuestos a los ciudadanos colombianos.

El responsable del anuncio fue su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, hombre fuerte del gobierno de Álvaro Uribe y que ocupó esa misma cartera durante su mandato. Carrasquilla asumió sobre sus hombros la responsabilidad de la impopular medida, mientras anunciaba el Plan de Reactivación Económica de Colombia, basado en el apoyo al emprendedor y la reformulación tributaria nacional. Dicho en palabras más sencillas: los empresarios pagarán menos impuestos y los ciudadanos pagarán mucho más.

Alberto Carrasquilla, Ministro de Hacienda de Uribe y también de Duque, anunció que para 2019 estará rota la promesa de no subir impuestos

En el razonamiento de Carrasquilla y el gobierno de Duque, “avanzar en la equidad” es una expresión que explica esta redistribución del pago tributario, donde el que tiene menos pagará más. La medida busca semejanza, según Carrasquilla, con el sistema tributario de Estados Unidos, donde “la clase media y las personas naturales pagan el 85% de los impuestos y el resto, por las empresas”.

“Vamos a montar un plan creíble y serio, en el cual incluiremos las condiciones y las políticas públicas necesarias para que esas metas se cumplan y, al mismo tiempo, se reflejen nuestras prioridades en materia de crecimiento a largo plazo”. Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda de Colombia.

Justificando la medida

Para el ministro de Hacienda de Uribe, y ahora de Duque, la explicación de las medidas impositivas anunciadas tiene sus bases en el respaldo a los emprendedores, el estímulo a la inversión, la generación de empleo y hacer más equitativo el pago de tributos. De esta manera, a juicio del economista Carrasquilla, los ingresos se reflejarán en el financiamiento de programas sociales y beneficios para la ciudadanía.

Colombia es uno de los países con mayor desigualdad social de América Latina. Los impuestos anunciados por su nuevo gobierno no apuntan a reducir ese fenómeno

Las medidas anunciadas, lógicamente tienen su contraparte. Desde la Red de Justicia Tributaria de Colombia, Mario Valencia, opina que “no existe ninguna evidencia de que disminuir impuestos a las empresas se traduzca en más o mejores empleos. Lo único que está demostrado es que aumentan los beneficios para un pequeño sector empresarial, manteniendo las exenciones tributarias”.

“La designación de Alberto Carrasquilla, como ministro de Hacienda y Crédito Público, es una muy buena señal para la política económica y para los mercados internacionales.” Iván Duque, Presidente de Colombia.

Colombia es un país con una severa evasión fiscal, que al mismo tiempo deja ver en los estratos de su sociedad profundas desigualdades que explican las brechas entre clases. Carrasquilla alega que una de las causas de esa evasión es la complejidad del sistema tributario, por lo que la medida que propone viene acompañada de un proceso de simplificación y modernización de equipos tecnológicos, con los que esperan reducir la evasión en 10% para el primer año del gobierno de Duque y 50% para el cuarto año.

Los pasos de Carrasquilla

Alberto Carrasquilla Barrera es un bogotano nacido el 24 de abril de 1959. Graduado en la Universidad de los Andes como economista, hizo una Maestría en la Universidad de Illinois. Sus pininos en el mundo financiero los dio como Gerente Técnico del Banco de la República, luego sirvió como Economista Líder de Investigación en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington.

Siempre vinculado al sector bancario, Carrasquilla presidió la Junta de Gobernadores, órgano decisorio principal de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina). En 2005 fue elegido presidente del Comité de Desarrollo, órgano consultivo del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Desde 2003 hasta 2007 fue el ministro de Hacienda del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, gestión en la que subió la cantidad de años para recibir pensión y estableció las horas extras a partir de las 10 de la noche. Su repetición en este cargo, confirma que los hilos de poder que se mueven sobre la cabeza de Iván Duque, son manejados por el ex presidente Uribe, quien colecciona numerosas investigaciones por sus vínculos con el narcotráfico y las falsos positivos.

Nadie en Colombia, exepto su presidente, niega los estrechos vínculos con Álvaro Uribe, a quien se acusa de manejar a Duque a su antojo

El nombre de Alberto Carrasquilla figura entre los vinculados con el escándalo de los paraísos fiscales, conocido como los Panama Papers. El ministro aparece como accionista principal de la empresa panameña Navemby Invesments Group INC, según afirman medios colombianos colaboradores del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, quienes hicieron públicos estos archivos.

Interrogado por la prensa sobre el caso, Carrasquilla solo atinó a declarar que su empresa sólo ingresó dólares al país y no los sacó. “Todo eso está documentado en las cuentas cambiarias del Banco de la República”, del cual por cierto, fue gerente.

RB

Artículos relacionados