Varados a las puertas de Francia

La política migratoria del Presidente Enmanuel Macrón continúa dejando cientos de emigrantes en situación de peligro, en esta oportunidad llegan en tren hasta Hendaya, pero su travesía suele ser de cientos de kilómetros; la mayoría ha llegado desde Sierra Leona,  Mali, Camerún, Guinea Ecuatorial y Guinea Conakri, pero todos están atrapados en la localidad guipuzcoana ante la presión de la policía francesa.

Cientos de subsaharianos se se encuentran a diario deambulando por las calles y plazas de Irún, un pueblo vasco que colinda con Francia, en muchos de los casos se trata de niños.

La presencia de los migrantes es evidente desde el inicio del verano, en Bilbao y San Sebastián,

Aunque no hay cifras oficiales, las asociaciones de ayuda estiman que solo este verano se acercan a mil los que se han quedado atrapados. El gobierno vasco y las diputaciones, en colaboración con Cruz Roja Euskadi, han atendido desde el pasado 28 de junio a un total de 3.204 personas migrantes en tránsito, que han realizado 3.465 pernoctaciones.

Ahora el obstáculo es la frontera con Francia, «La situación es que de facto hay un cierre de fronteras, aprovechando el estado de excepción que rige en Francia desde hace dos años por lo menos, desde los atentados de París. el objetivo de ese cierre de fronteras, de ese estado de excepción es perseguir los atentados yihadistas y en la práctica y lo que es una frontera para que no pasen los emigrantes.» Explicó Ion Aranguren, voluntario en SOS Racismo

Los recursos públicos para hacer frente a estancias superiores a los tres o cinco días que tienen convenidos para los emigrantes no son suficientes.

Desde Madrid han llegado refuerzos para afrontar las numerosas devoluciones y gestionar las miles de migrantes en situación de tránsito, sin embargo la Policía de frontera los intercepta y a quienes no disponen de pasaporte o visado les meten en una furgoneta y los devuelven a España, sin que se siga el proceso que marcan los acuerdos entre los dos países y el convenio Schengen.

OSM

Macron en su abismo

Artículos relacionados