Una nueva bofetada al sector laboral de EEUU

Una nueva bofetada al sector laboral de EEUU

El presidente estadounidense, Donald Trump propuso este jueves al congreso de EEUU cancelar el aumento salarial que deberían recibir los empleados federales a partir del próximo 1 de enero.

«He decidido que para el año 2019 tanto los aumentos generales como los puntuales sean cero», argumentó su decisión en la necesidad de controlar las cuentas públicas, lo que a su vez es consecuencia de la reforma tributaria aprobadas por el congreso en diciembre pasado, considerada la mayor rebaja fiscal en décadas.

«Debemos mantener nuestros esfuerzos para situar a nuestra nación en un cauce fiscalmente sostenible, y los presupuestos federales no pueden sustentar semejantes incrementos», señaló Trump en una carta enviada a los líderes republicanos del Senado, Mitch McConnell, y de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

Los demócratas criticaron la medida y la calificaron como «una nueva bofetada» a los trabajadores. «Trump disparó el déficit con su recorte fiscal masivo a las grandes empresas y a los más ricos, mientras que las familias no se llevaron nada», criticó el portavoz del Comité Nacional Demócrata Daniel Wessel.

El incremento salarial, que iba a entrar en vigor el 1 de enero del año que viene, estaba establecido en apenas el 2,1%. Cifra que a juicio de Trump pone en riesgo la estabilidad económica del país.

EC

Leer también:

Kavanaugh y Trump amenazan derechos de mujeres estadounidenses

 

Artículos relacionados