InicioDestacadaUn #DonaldTrump tropical podría llegar al poder

Un #DonaldTrump tropical podría llegar al poder

En marzo de 2016, Jair Bolsonaro agarraba con su mano izquierda un muñeco del expresidente Lula da Silva, vestido como prisionero, y lo abofeteaba con su palma derecha. Con cada bofetada, sonreía y, finalmente, arrojó el muñeco al piso. Enseguida bajó a saludar a sus partidarios, que lo levantaron en brazos y lo aclamaron como a un ídolo.

Un Donald Trump tropical podría llegar al poder
Sus seguidores lo aclaman como un ídolo de la antiizquierda radical de la región / Foto: Agencias

Así arremetía contra un símbolo de la izquierda regional e iniciaba su campaña hacia la Presidencia brasileña. Los presentes lo aplaudían por su estilo retador, por salirse del libreto usual de los políticos. Para otros, en cambio, representaba un peligro, un extremo, el regreso de una dictadura.

Es mucho de lo mismo que encarna #DonaldTrump, supremacista blanco llegado a la Casa Blanca, el del “Make America great again”, el de aspectos racistas, el misógino líder que no duda en llamar “perra” a una ex funcionaria, el de los escándalos sexuales, el polémico ex showman devenido en político republicano.

Es que Jair Messias Bolsonaro, exmilitar de 62 años con casi tres décadas de discreta carrera política, surgió en menos de dos años como símbolo de la derecha desmedida, quien suma adeptos no por sus méritos sino por sus afirmaciones y posturas personales.

Un #DonaldTrump tropical

Lo llaman la versión tropical de Trump por ser políticamente incorrecto, un antisistema, fórmula que se volvió popular entre algunos políticos tras el éxito del magnate en EE.UU. De hecho, el profesor de la Universidad Federal Fluminense Andrés Río explica que, como el huésped de la Casa Blanca, Bolsonaro captó a muchas personas que sentían que era alguien supuestamente fuera del sistema y duro para quebrar con la corrupción y la política tradicional.

Un Donald Trump tropical podría llegar al poder
Apoya la venta libre de armas como ocurre con el inquilino de la Casa Blanca / Foto: Todo Noticias

Bolsonaro ha dicho, entre otras cosas, que las mujeres “deben ganar menos porque se quedan embarazadas”, que “los artistas deben ser fusilados”, que “las minorías tienen que inclinarse a las mayorías”, que “los negros no sirven ni para reproducirse” y que “sería incapaz de amar a un hijo homosexual”.

Apoya la venta libre de armas (en un país con elevados índices de violencia), la tortura de delincuentes, pues para él “el mejor delincuente es el delincuente muerto”, y minimiza la importancia de las ejecuciones durante la dictadura, que además revindica: “El error de la dictadura fue torturar y no matar”, dijo nostálgico.

Políticamente muy incorrecto

Este prontuario de declaraciones misóginas, homófobas y racistas ha tenido gran aceptación entre los brasileños que ya no creen en la política tradicional y que buscan una solución radical frente a la crisis económica y social que vive el país.

Un Donald Trump tropical podría llegar al poder
El verbo provocador de Bolsonaro ya le genera comparaciones con Donald Trump / Foto: Diario Hoy

También emula los ataques a la prensa como lo hace Trump: “No serán la prensa ni el Tribunal Supremo los que me dirán cuáles son mis límites” o “responderé lo que yo quiera” como expresó en su primer debate.

Se presenta a sí mismo como la única salvación, como el “Messias” que necesita el país: “Sólo hay uno que puede cambiar el destino de Brasil, ese es Jair Bolsonaro”. Efectivamente, los parecidos entre #DonaldTrump y Jair Bolsonaro son más que razonables.

FF

El peligro se cierne sobre la democracia de Brasil

 

LEE Más

spot_img