Tras elecciones presidenciales, ¿está Francia dividida?

Tras elecciones presidenciales, ¿está Francia dividida?

La primera vuelta de los comicios presidenciales puso a Francia al borde de la desintegración, afirmó el escritor francés Marc Dugain en un artículo publicado en Le Monde.

Según el resultado de la votación, en la segunda ronda competirán el jefe del movimiento En Marcha, Emmanuel Macron, que reunió el 24,01 % de los sufragios, y la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, con el 21,30 %.

Lo de dar votos a una persona concreta pero no a un partido es señal de la debilidad y la inmadurez de la democracia, señaló Dugain, así como dijo dudar de que los franceses quieran tener un líder como Macron, porque “en Francia todo el mundo dice que necesita revolución pero en su fuero interno confía en que nada cambiará”.

El literato galardonado también señaló que el nuevo líder reflejará la opinión de solo un 25% de la población y por eso deberá renunciar a una parte de su programa electoral si quiere mantenerse en el sillón presidencial.

El canal de televisión CNews a su vez mostró un mapa de Francia en que en diversos colores fueron marcadas las preferencias políticas de los franceses según resultados de la primera ronda.

En ese mapa se ve claramente la división del país en dos partes: el norte y el noreste dio la mayoría de sus votos a Le Pen mientras el sur y el suroeste prefirió a Macron.

¿Alianza anti-Le Pen?

Buena parte de los candidatos que no pasaron a la segunda vuelta han mostrado su preocupación por la posible victoria del Frente Nacional, por lo que han llamado a votar por Macron.

“No hay otra elección que votar contra la extrema derecha, por lo que votaré en favor de Emmanuel Macron”, expresó el candidato conservador François Fillon al reconocer su derrota en la carrera presidencial, al igual que el candidato del Partido Socialista, Benoît Hamon.

Lo mismo ocurre con prácticamente todo el Gobierno actual: el primer ministro Bernard Cazeneuve, el de Exteriores Jean-Marc Ayrault y el expremier Manuel Valls también dieron su apoyo al exministro Macron.

Además el ex primer ministro Alain Juppé también le ha endorsado su apoyo, al realizar un llamamiento a frenar a “la extrema derecha que conduciría a Francia al desastre”.

Por su parte, la izquierda agrupada en torno al movimiento Francia Insumisa (FI) se mostró en contra de Le Pen y auguró su derrota.

“Marine Le Pen jamás será presidenta, les puedo decir de antemano que ella perderá, ustedes saben que somos rivales irreconciliables del Frente Nacional”, dijo Eric Coquerel, representante de FI, citado por la radio Francia Inter.

También instó a no presionar a los que votaron por el líder de Francia insumisa porque deben decidir su voto ellos mismos.

Artículos relacionados