Coronavirus, tragicomedia, surrealismo y supervivencia en medio del confinamiento

Coronavirus, tragicomedia, surrealismo y supervivencia en medio del confinamiento / Foto: VTactual

Coronavirus, tragicomedia, surrealismo y supervivencia en medio del confinamiento

A juicio del cineasta portugués Miguel Gonçalves Mendes, entrevistado por una agencia de noticias este fin de semana, el Coronavirus se ha constituido en una tragicomedia que, de filmarla, dejaría ver una película distinta en cada país.

Coronavirus, tragicomedia, surrealismo y supervivencia en medio del confinamiento
Miguel Gonçalves Mendes, cineasta portugués / Foto: Cortesía

Tras semanas de confinamiento en Lisboa, Gonçalves Mendes señala que “en el caso portugués no sería una película muy interesante, porque las personas se portaron muy bien”, pero piensa que India, “con policías enmascarados atizando personas”, o Brasil, “con un presidente (Jair Bolsonaro) que habla de una simple gripecita, mientras tose encima de las personas”, le brindarían un panorama ridículo.

La absurda tragicomedia de Brasil

Que Gonçalves hable de un “Brasil ridículo” no es para menos. Este país sobrepasó este sábado las 10 mil 620 muertes por coronavirus, lo que le sitúa como el sexto país del mundo más afectado por la pandemia.

No obstante, Bolsonaro insiste en restar importancia al hecho y muestra gestos frívolos, como un paseo en moto acuática en un lago de Brasilia seguido de una sesión de fotos con sus seguidores.

Coronavirus, tragicomedia, surrealismo y supervivencia en medio del confinamiento
/ Foto: Cortesía

Es que Brasil va a la zaga de EE.UU., Reino Unido, Italia, España y Francia, y los datos confirman la acelerada expansión de la pandemia: en sólo 10 días, sus cifras se duplicaron. El pasado 30 de abril registraba 5 mil 901 muertos. Ante el escenario, el Congreso y la Suprema Corte decretaron luto oficial de tres días, pero el mandatario brasileño ni se ha pronunciado sobre la marca alcanzada.

Mientras tanto, la prestigiosa revista científica británica “The Lancet” señala en un editorial a Bolsonaro como la mayor amenaza para la capacidad de Brasil de responder con éxito a la propagación del Covid-19, pues “no solo sigue sembrando la confusión al burlarse abiertamente” de las medidas de distanciamiento físico y cuarentena adoptadas por gobernadores y alcaldes, sino que ha perdido al “importante e influyente” ministro de Sanidad, Luiz Henrique Mandetta, quien le renunció recientemente.

Del “qué quieren que haga” a la parrillada o el paseo en moto acuática

Además, el pasado 28 de abril, cuando periodistas le cuestionaron sobre las más de 5 mil muertes por coronavirus, Bolsonaro contestó: “Lo lamento, pero ¿qué quieren que haga?”. Ahora, cuando el gigante amazónico supera los 10 mil muertos, el mandatario tenía previsto celebrar una parrillada para 30 invitados, según él mismo anunció durante la semana.

Ante el aluvión de críticas que recibió, dio marcha atrás, canceló el evento y afirmó en sus redes sociales que se trataba de un “fake” (una noticia falsa). Sin embargo, salió a darse un paseo en moto acuática en las cercanías de su residencia oficial y aprovechó para saludar y hacerse fotos con simpatizantes.

Otro absurdo en el norte

El cineasta Gonçalves Mendes también menciona a EE.UU. Señala, de hecho, en referencia a #DonaldTrump, que “nadie imaginaría que en el mundo occidental un líder iba a aconsejar a las personas que se inyecten lejía”. “Esto resulta tan surrealista que no se cree que sea real. Por tanto, creo que el virus constituye la tragicomedia que le faltaba a la humanidad”.

Habla del futuro y dice que las cosas pueden empeorar o mejorar, porque “el riesgo de volver atrás está ahí, basta que gane el líder equivocado” y señala que no se puede olvidar que en Hungría y Polonia existen, en la práctica, dictadores, mientras Europa se hace la ciega.

También alerta sobre el terreno que gana Vox en España, “si la situación se debilita más, tenemos un gobierno de ultraderecha y veremos de nuevo el fascismo en el poder”.

No podría retratar la normalidad

Gonçalves Mendes es autor del documental “José y Pilar” (2010), que muestra dos años de la vida del desaparecido Nobel de Literatura luso José Saramago y su pareja, la periodista española Pilar del Río. A diferencia del literato, en cuyas obras llegó a retratar el comportamiento humano en medio de situaciones muy adversas, confiesa que no tiene idea de cómo se podría mostrar la normalidad en adelante, ni siquiera puede “pensar en una nueva normalidad”.

Coronavirus, tragicomedia, surrealismo y supervivencia en medio del confinamiento
José y Pilar, documental de Gonçalves Mendes, retrata dos años de la vida del Nobel de literatura luso José Saramago / Foto: Cortesía

“Creo que vamos a tardar un año más en comprender lo que va a ocurrir”, advierte. “Va a tardar algún tiempo en ser definida”, mientras crece la ansiedad social por relajar las restricciones al máximo posible. Esto le lleva a dudar que la crisis se haya convertido en un antes y un después para el mundo.

“En la fase inicial imaginaba que el mundo iba a ser diferente, pero a esta altura creo que puede ser como esas pasiones platónicas que duran dos meses y es horrible, pero pasados diez años ni nos acordamos. Nada prueba que vaya a ser un mundo nuevo”, porque un confinamiento de uno o dos meses “tampoco cambia el chip mental”.

Volveremos a los viejos hábitos

Gonçalves Mendes cree que el mundo volverá a sus viejos hábitos, sin replantearse “por qué todos nosotros tenemos que tener un iPhone nuevo todos los meses o camisetas que sólo duran una temporada”, pero no pierde la esperanza en que se modifiquen algunas formas de explotación económica.

FF/VTactual.com

Tres extraños fallecimientos infantiles alarman a los neoyorquinos

Artículos relacionados