Wilexis de Petare, o cuando la derecha heroifica la violencia antichavista

Wilexis de Petare, o cuando la derecha heroifica la violencia antichavista / Foto: VTactual

Cuando se trata de derrocar al gobierno venezolano, la derecha liderada por Juan Guaidó no escatima en transar con mercenarios de la más alta estima de la Casa Blanca o de Nariño, y se lanza a firmar contratos de invasión que sus acólitos celebran ruidosamente y/o solapan, según sea el caso.

Pero ante el fracaso de cada plan que subestima al pueblo y a la unión cívico-militar, cualquier cosa que perturbe la paz de la República Bolivariana se convierte en una ocasión de júbilo y digno de apoyo, si ello viene atado a un hipotético derrocamiento de Nicolás Maduro y de la Revolución chavista.

A cada paso que da, la oposición más extremista se torna incluso medieval y se ampara en la violencia absurda, en la sangre, para crear un escenario que justifique lo que le gustaría a #DonaldTrump para Venezuela, una invasión.

Y como en los siglos del oscurantismo europeo, los fanáticos de la guerra recurren a un “héroe andante” y buscan convertir al país en una novela de caballería, donde surgen Amadíes de Gaula o Quijotes de la Mancha a pelear las batallas que sus fallidas conspiraciones no les permiten ganar.

Wilexis de Petare, o cuando la derecha heroifica la violencia antichavista
La derecha venezolana, que nunca ha tenido pueblo, se consiguió un «héroe popular» para autoengañarse con la idea de que los venezolanos odian la Revolución / Foto: Cortesía

En esta ocasión, y tal vez no a caballo pero quizás sobre una motocicleta para modernizar el relato, surge un tal Wilexis de Petare, quien se ha declarado enemigo del Gobierno, una suerte de Robin Hood, razón suficiente para ganarse los afectos de las damiselas y de los bufones que militan en la acera de enfrente.

El pranato 2.0 de Wilexis de Petare

A través de la red de redes, una masiva corte de Orianas y Dulcineas empiezan, de pronto, a seguirle y a prodigarle su amor al protector de la comarca petareña, quien se autodefine como tal, porque dice proteger al pueblo, al que le quieren quitar sus propiedades, que de paso él también defiende. Toda una historia tan “familia, tradición y propiedad” que de no ser por el contexto del barrio se podría pensar que ocurre en aquel Este del Este.

Es que, al parecer, Wilexis de Petare incluso tiene cuenta en la red social del pajarito azul y mientras se bate a plomo con el clan de “el Gusano”, un caballero al que mientan su mortal enemigo, también se sienta al frente de una computadora o toma su dispositivo móvil para enviar un mensaje de guerra, en esta ocasión contra “los malucos de Miraflores”, lo que arranca los aplausos de más de un ingenuo apátrida.

Sus primeros tuits los realizó el 6 de mayo, aunque ya en abril retuiteaba a la gente bien de Caracas, muchos de ellos egresados de universidades tradicionales como la UCV y LUZ, siempre y cuando emitieran mensajes anti-gobierno, o tenía entre sus “follows” a las juventudes de Voluntad Popular en Petare.

Además, parece tener una secretaria que le lleva la cuenta y hasta hace encuestas. Todos unos ases de las redes sociales y las nuevas tecnologías. El pranato 2.0.

Vale decir que la cuenta señalada ya suma más de 18 mil 200 seguidores.

Un mes de confrontaciones

Quizás para muchos el nombre es nuevo. Pero hace más de un mes, desde finales de marzo, que diversos periodistas de sucesos vienen reportando desde sus redes sociales las confrontaciones nocturnas de Wilexis y su archienemigo “el Gusano” por el control de los barrios altos de Petare.

Generalmente se presentaban balaceras de viernes a domingo y cuando llegaba la policía, la situación ya se había controlado, lo que indica que eran ráfagas de balas durante cortos períodos de tiempo en los que no se reportaban bajas de ninguna índole, ni siquiera heridos.

Los primeros reportes señalaban que Wilexis recién había salido de la cárcel por homicidio y que había dejado a cargo de la zona a su entonces amigo, ahora encarnizado némesis, porque el hombre le jugó sucio, le traicionó.

Una vez salido de prisión, nadie sabe qué condena cumplió ni de qué penal o recinto carcelario se trata, Wilexis regresó al barrio a recuperar lo suyo. Aprovechó el supuesto descontento de algunos de sus antiguos seguidores con el nuevo pranato, para formar un frente que diera pelea a los de “el Gusano”. Toda una historia que engancha: amigos, traición, aliados, venganza, balas… al mejor estilo de las narconovelas.

Los vínculos con Gedeón le catapultaron entre la derecha

No obstante, no fue sino hasta que uno de los mercenarios de la Operación Gedeón aprehendidos empezó a hablar de Wilexis y su conexión con el fallido plan de incursión para que la «gente bien» de oposición, del Este del Este de Caracas, volteara la mirada hacia Petare y su Robin Hood y lo heroificara a cuenta de que “ese es el mío”, porque “está contra el Gobierno”.

Vale decir que se le acusó de ser la fachada, el elemento distractor de las fuerzas policiales en las barriadas, mientras los soldados prepago (o sin paga, porque les quedaron mal, a decir de Goudreau) entraban por Macuto y ejecutaban el plan “in english, please” acordado con Vergara y Guaidó.

Las reacciones deplorables

Luego de ser vinculado con el plan de la derecha, el fascismo se apoderó de Twitter y, durante el despliegue de los distintos cuerpos de seguridad de Venezuela en la mencionada barriada caraqueña para dar con Wilexis y sus fuerzas, más de uno empezó a atacar el trabajo de la Guardia Nacional, de la Policía Nacional Bolivariana, del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) o de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Wilexis de Petare, o cuando la derecha heroifica la violencia antichavista
/ Foto: Cortesía

Bajo la etiqueta “Petare”, periodistas de la derecha como Ibéyise Pacheco, conocida por su participación en el golpe de Estado de 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez, se expresaban en defensa del nuevo «héroe popular».

Mientras tanto, otro periodista de un portal web de la hegemonía comunicacional fascista, el Panampost, Jovel Álvarez, incluso le otorga más credibilidad al caballero petareño que a Maduro o a Guaidó.

Además, las cuentas de portales antichavistas como Maduradas o El Nacional divulgan todas las “hazañas” de Wilexis de Petare.

Nadie sabe a ciencia cierta si Wilexis de Petare existe o si es sólo producto de una retorcida imaginación que busca darle pueblo a un sector que durante más de 20 años ha excluido a las clases más desfavorecidas pero, a fin de cuentas, soñar no cuesta nada.

Pero que quede claro, aunque ya se sepa, que la oposición apátrida sólo busca a los barrios cuando les generan votos cada cuatro o cinco años, de resto le criminalizan y hasta le generan asco.

FF/VTactual.com

#Impropios: Jordan Goudreau: El “GI Joe” de la oposición venezolana

Artículos relacionados