#Análisis Bloqueo político a Rafael Correa evidencia persecución a líderes latinoamericanos

#Análisis Bloqueo político a Rafael Correa evidencia persecución a líderes latinoamericanos

“Si me dejan seré candidato a la vicepresidencia”, declaró el pasado 25 de junio el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa. No lo dejaron. El Consejo Nacional Electoral del país andino resolvió este 6 de julio que la “aceptación de precandidaturas de postulación popular es expresa, indelegable y personalísima“, lo que evitaría la inscripción de Correa desde el exterior. El ex mandatario no puede pisar suelo ecuatoriano porque el actual gobierno emitió una orden de captura en su contra por presunto delito de cohecho en un caso de soborno.

Lo antes expuesto evidencia que los regímenes que hoy gobiernan izando las banderas de la derecha latinoamericana, no dan puntada sin dedal a la hora de mantenerse en el poder. De esta manera cierran las puertas a la posibilidad del regreso de corrientes adversas a su modelo neoliberal. Argentina, Brasil, Bolivia y el mismo Ecuador, han dado muestras suficientes de bloqueo político y persecución a los liderazgos progresistas.

En el caso ecuatoriano, Correa es perseguido con 31 juicios penales en su contra sin que se haya probado alguna de las acusaciones. “Tres años han pasado investigando, dónde está la cuenta secreta, dónde está la fortuna, dónde esta el dinero mal habido”, dijo el político en declaración reciente. La Contraloría ecuatoriana ha prohibido la inscripción de al menos cuatro toldas políticas afines al movimiento que encabezó Rafael Correa y su Revolución Ciudadana.

Aniquilación del adversario

La estrategia de gobiernos como el de Lenin Moreno contra sus adversarios políticos destapa una estrategia regional. El bloqueo a Lula en Brasil, los juicios amañados contra Cristina Fernández en Argentina, la prohibición a participar en elecciones para Evo Morales en Bolivia, dejan al descubierto un patrón riguroso. En Ecuador el Movimiento Revolución Ciudadana, que encabezaba Rafael Correa, ha sido prácticamente proscrito.

El periodista ecuatoriano Orlando Pérez, revisa el sombrío panorama electoral que el gobierno de Moreno dejó a sus antiguos aliados. “Hay dificultades (para los seguidores de Correa) porque digamos que toda la primera línea de la dirigencia de Revolución Ciudadana ha sido casi aniquilada por prisión, persecución o exilio“, comenta Pérez consultado por VTactual.com.

El comunicador revela las dificultades que el gobierno de Lenin Moreno ha impuesto contra sus ex compañeros para afrontar los venideros comicios. “Hay una segunda línea de gente más joven, entre los 30 y 45 años, que podría reemplazar a los cuadros anteriores, pero eso pasa por su capacidad de organización y capacidad económica para afrontar una campaña de esta dimensión. También hay que esperar que no haya más persecución de la que ha habido hasta ahora”.

El saldo político

Lo que algunos estudiosos llaman la “década dorada de la izquierda latinoamericana” dejó en su camino muchas historias exitosas. La ingenuidad política, las fisuras ideológicas, la infiltración estratégica y en algunos casos la corrupción, favorecieron el regreso del neoliberalismo a la región.

Aún así la popularidad alcanzada por las gestiones que encabezó Hugo Chávez en Venezuela, Lula Da Silva en Brasil, los Kirchner en Argentina, Evo Morales en Bolivia, Vázquez y Mujica en Uruguay y Rafael Correa en Ecuador, brindaron a suramérica un brillo económico, político y social difícil de igualar.

Orlando Pérez, periodista ecuatoriano, piensa que la popularidad de Rafael Correa en su país es la principal razón de su persecución. “En las encuestas hay un crecimiento de parte de Correa y el Movimiento Revolución Ciudadana, pero evidentemente pasa porque Correa esté en la papeleta, lo que ayudaría mucho más”. La jugada en su contra obviamente está lejos de la casualidad.

La legislación bloquea a Rafael Correa

Las leyes ecuatorianas prohíben a una misma persona reelegirse por tercera vez a un mismo cargo. Esto, tras la consulta popular que impulsó Lenin Moreno en 2017. Así se evita que Rafael Correa pueda ocupar la presidencia luego de haber gobernado dos períodos. Tenía sus aspiraciones puestas en la vicepresidencia.

A Correa solo le queda optar por una bancada como asambleísta por los migrantes en Europa. Para ello puede inscribir su candidatura en el exterior. Quedará de parte del político aceptar este premio de consolación y de las autoridades ecuatorianas tratar de bloquear esta última alternativa.

Randolph Borges/VTactual.com

#Análisis Residencias de ancianos: un “purgatorio” neoliberal en el Reino de España

Artículos relacionados