7 pasos ilegales de Michel Temer que finalmente lo pusieron en la cárcel

Las mentiras tienen las patas cortas y las actuaciones mafiosas dentro de la política, también. La carrera política del dictador brasileño, Michel Temer, está llena de desaciertos, trampas, corrupción y traición. Alguien con una hoja de vida tan manchada, no puede acabar muy bien, porque al menos la justicia divina se lo va a cobrar.

El primer dictador brasileño del siglo XXI cayó en desgracia y hoy está tras las rejas. VT Actual hace un repaso por los 7 pasos ilegales de Michel Temer que finalmente lo pusieron en la cárcel.

7. Traición a la patria

Revelaciones de WikiLeaks que no se pueden negar por la contundencia de sus aseveraciones, demuestran que Michel Temer ya conspiraba contra el gobierno de su país desde el año 2006. En aquel entonces gobernaba Luiz Inacio Lula Da Silva y Temer proporcionaba información confidencial a la inteligencia militar estadounidense, concretamente a la Embajada de Estados Unidos. En su informe revelaba como una preocupación, una segunda victoria de Lula que le acercaría a “sus amigos de izquierda” en la región.

6. Traición a la presidenta Dilma Rousseff

BRASÍLIA, DF, 07.09.2015: SETE-SETEMBRO – Desfile da Independência (desfile de 7 de Setembro) com a presença da presidente Dilma Rousseff e do vice Michel Temer, nesta segunda-feira (7), em Brasília (DF). (Foto: Pedro Ladeira/Folhapress)

En las elecciones de 2010, Temer formó dupla con Dilma Rousseff como vicepresidente y presidenta, respectivamente. Tras resultar victoriosos, asumieron la responsabilidad al año siguiente. En 2014 fueron reelectos, pero seguidamente el vicepresidente comenzó el juego sucio que acabaría con la destitución inconstitucional de Rousseff. Temer dejó filtrar una carta supuestamente privada, en la que hacía saber que estaba inconforme con su papel y que deseaba más protagonismo. Tiempo después, salió a la luz pública un audio de Temer dando un discurso por la destitución de la presidenta, que aún no había ocurrido. Dilma acusó a su vicepresidente de estar detrás de la conspiración en su contra.

5. Nefasta dictadura

El 12 de mayo de 2016, Michel Temer asumió la jefatura del Estado brasileño en una acción que fue repudiada por la mayoría de los países de la región, pero que contaba con el aval de Estados Unidos, al mejor estilo de las dictaduras del siglo XX. En su mandato, Temer eliminó la presencia de las mujeres en su gabinete. No pasó mucho tiempo para que la fiscalía lo acusara de «corrupción pasiva, obstrucción de la justicia y organización criminal», tras la filtración de un video que le mostraba aceptando sobornos. Con un parlamento infestado de corrupción, las protestas callejeras se multiplican pidiendo elecciones. Para mediados de 2017 la popularidad de Temer estaba en 5% y el dictador se negaba a entregar el poder.

4. Salpicado de corrupción por todas partes

Recién inició su gobierno, Temer tuvo que remover a algunos miembros de su gabinete por estar implicados en casos de corrupción. Los ministros de Planificación, de Transparencia y de Turismo, son obligados a dimitir. El caso de corrupción de Petrobras, que involucró tráfico de influencias y pago de sobornos, salpicó a su vicepresidente y a él mismo. Pero Temer supo enfrentar las críticas a su gobierno corrupto con silencio y desestimación. Otros escándalos por corrupción inmobiliaria estallaron en 2017, para coronar una gestión nefasta desde su gestación.

3. Criminalización de la pobreza

Mientras la corrupción llenaba todos los espacios de poder en Brasil y las clases dominantes se llenaban los bolsillos gracias a los “favores recibidos” de mano de esos políticos, la pobreza crecía a pasos agigantados. Brasil fue por mucho tiempo bandera de la desigualdad social, uno de los países con mayor brecha entre ricos y pobres. Pero durante el gobierno de Lula da Silva, esa brecha se acortó. Sin embargo, el gobierno neoliberal de Temer desarmó buena parte del aparato social de apoyo a los más necesitados. Eliminó los comedores populares para personas de bajos recursos, las farmacias populares que vendían medicinas a bajo costo y anuló leyes que favorecían a los pueblos indígenas. Comienza una ola de privatizaciones que acaba con miles de empleos en el país.

2. A la cárcel

El 21 de marzo de 2019, Michel Temer fue detenido acusado de estar vinculado con la red de corrupción del caso Lava Jato. La acusación directa contra el político tiene que ver con el desvío de fondos para la construcción de la central nuclear de Angra, en Río de Janeiro. La parte acusatoria le señaló de ser el “líder de una organización criminal” que cobraba sobornos, blanqueó capitales y se enriqueció ilícitamente. Fue liberado cuatro días después por el juez federal Antonio Iván Athié, quien atendió al habeas corpus solicitado por la defensa.

1. Entrega a las autoridades

La noche del 9 de mayo de 2019, y ante la contundencia de las pruebas en su contra, el dictador brasileño, Michel Temer, se entregó a las autoridades de la policía federal de Sao Paulo. El caso Lava Jato, que lo involucra en condición de líder de una gran red de corrupción, es la razón por la que ahora se encuentra arrestado por segunda vez en este año.

RB

Artículos relacionados