Max Blumenthal atrapado por destapar red de mentiras sobre Venezuela

Dicen que los errores en política son imperdonables. También lo son en el periodismo. Y si un «error» periodístico se comete contra una figura o causa política, sera cobrado a muy alto precio. Por ese trauma pasó el periodista estadounidense Max Blumenthal, quien denunció su detención el pasado 25 de octubre por motivos políticos, luego de revelar comportamientos poco decorosos de miembros de la oposición venezolana.

Blumenthal fue detenido y tratado como un peligroso delincuente cuando agentes la policía de Washington DC, cercaron con escuadrones su domicilio en esa ciudad y lo llevaron esposado bajo la acusación de participar en la toma de la embajada de Venezuela en esa ciudad el pasado mes de mayo.

Blumenthal fue tratado como un peligroso delincuente al momento de su detención

Ben Norton, periodista del medio The Grayzone, fundado por Blumenthal, dijo que su detención se produjo bajo una acusación «completamente infundada» de una supuesta agresión a un miembro de la oposición venezolana. El editor de The Grayzone había publicado información sobre manejos turbios de opositores venezolanos en su país y en Estados Unidos.

Detención arbitraria

Max Blumenthal denunció que su detención obedece estrictamente a razones políticas debido al resultado de sus investigaciones. «Claramente es parte de una campaña de persecución política diseñada para silenciarme a mí y a The Grayzone por nuestro periodismo de hechos que expone los engaños, la corrupción y la violencia de la oposición venezolana de extrema derecha», declaró.

Pese a que había una orden de presentación que no fue notificada, el editor del medio fue capturado en su vivienda y «fue encadenado por sus manos y tobillos durante más de cinco horas junto con otros reclusos», dijo Norton.

RB

Artículos relacionados