Presencia del magnate desencadena indignación y protestas en el viejo continente

#DonaldTrump hizo una visita a Reino Unido como el amo supervisa sus propiedades. Desde su llegada a Londres se dedicó a inmiscuirse en la política interna de Reino Unido (RU) como nunca antes lo hizo mandatario estadounidense alguno. Sus insultos al alcalde de Londres, su recomendación para que RU salga sin pagar de la Unión Europea (UE) y los comentarios favorables para que Boris Johnson sea elegido primer ministro, no pasaron desapercibidas para la prensa.

Tampoco pasaron desapercibidas para gran parte del pueblo británico, que desde su llegada ha paralizado varias calles de algunas ciudades inglesas, para rechazar la presencia del mandatario norteamericano en su país. Muchos de los manifestantes temen que #DonaldTrump arrastre a su país a alguna de las confrontaciones bélicas que está abriendo en el mundo.

Con pancartas y bloqueo de vías, miles marcharon en Londres, donde pretendieron paralizar la ciudad mientras dure la presencia del magnate estadounidense en ese país. Condenan las políticas del visitante, que lanzan amenazas militares contra otros Estados, como Venezuela o Irán, la guerra comercial con China o sus políticas de espaldas a los problemas del cambio climático.

Mientras la reina Isabel II lo agasajaba con banquetes, muchos mostraron su preocupación por el acercamiento de Reino Unido a #DonaldTrump, y se sienten avergonzados de tenerlo en su país. Consideran que el personaje es “peligroso para el mundo” por las ideas que transmite que pueden llevar al mundo “a situaciones peores”.

Los manifestantes, que coreaban la consigna “Unidos contra Trump“, aseguran que no dejarán los espacios públicos hasta que el mandatario estadounidense se vaya. Tras dejar Reino Unido, #DonaldTrump continuará su gira europea por Francia e Irlanda.   

RB

Artículos relacionados