InicioEspecialesInmigrantesICE y sus mecanismos de tortura contra migrantes

ICE y sus mecanismos de tortura contra migrantes

El Servicio de Migración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) vuelve a estar en el centro de la polémica luego de que un inmigrante mexicano entablara una demanda en contra de este organismo y el Departamento de Justicia de EEUU, alegando que oficiales de la migra lo torturaron después de que se negó a trabajar para ellos como informante para denunciar a otros indocumentados.

El demandante, Carlos Rueda Cruz -de 28 años y padre de tres hijos- exige una compensación de 750 mil dólares por el maltrato sufrido en las visitas que tenía que hacer cada mes a la sede del ICE en Sacramento, durante 2017, luego de ser arrestado el 3 de marzo de ese mismo año cuando se dirigía a su trabajo. Horas después fue puesto en libertad, con la condición de que se convirtiera en un soplón de migración.

De acuerdo con Rueda, el ICE esperaba que se presentara cada mes en las oficinas del organismo para delatar a otros indocumentados. Y en efecto asistió. Sin embargo, no quiso convertirse en un informante y por eso lo arrestaron, amenazaron y golpearon, cuando se dieron cuenta de que nunca les llevaría la información que necesitaban.

En la foto, Carlos Rueda junto a su mamá. Durante el arresto, el ICE también lo amenazó con deportar a su familia.

En la queja legal puede leerse que una vez que Rueda se negó a firmar la orden de deportación, debido a que no tenía abogado y no comprendía el inglés, los oficiales de ICE comenzaron a atacarlo, le doblaron las manos atrás de su espalda, estrellaron su cabeza contra la mesa y lo forzaron a poner sus huellas dactilares en el documento. Estos ataques se repitieron varios días, durante los cuales le negaron atención médica.

Estando bajo la custodia de migración, Rueda logra contactar al abogado Luis Ángeles Reyes Savalza, quien logró parar su deportación debido a que la firma de dicha orden fue obtenida de manera ilegítima. El 21 de noviembre de 2017, casi dos meses después de su detención, finalmente salió libre.

El abogado asegura que darán un plazo de seis meses a ICE para que responda a la querella y pague la indemnización solicitada por el inmigrante. “Si no tenemos respuesta, vamos a hacer una demanda federal. No es posible que lo hayan golpeado y amenazado con la deportación por no fabricar historias y traicionar a su comunidad”, destaca Reyes Savalza.

ARG

Batalla contra el ICE se intensifica

LEE Más

spot_img