Una guerra inconveniente para EEUU

Sí pero no. La ambigua frase podría sintetizar las recientes declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, sobre la crisis de su país con Irán. El funcionario norteamericano señaló en tono amenazante que no descartan la opción militar contra Teherán, como ya lo han dicho sobre Venezuela, pero que su país no quiere empezar una guerra con la nación persa.

Los recientes ataques a embarcaciones petroleras en el golfo de Omán, son la nueva excusa utilizada por Washington para justificar otra iniciativa bélica. El país norteamericano acusa a Irán de ejecutar el ataque, mientras Teherán hace lo propio contra Estados Unidos. La historia reciente señala a los estadounidenses como responsables de utilizar maniobras comunicacionales para ejecutar ataques militares contra naciones que consideran rivales más débiles.

Mike Pompeo amenaza de nuevo a Irán, pero al mismo tiempo dice que no quiere guerra.

Pompeo desestimó que en caso de que su país quiera atacar o no militarmente a Irán, no recurrirán a solicitar el permiso del Congreso. «Siempre tenemos la autorización para defender los intereses estadounidenses«, pero «el presidente Trump dijo de manera muy clara que no quiere comenzar la guerra».

Irán y el uranio

El presidente del Parlamento de Irán, Ali Larijani, declaró este fin de semana que los ataques contra embarcaciones petroleras ejecutados la semana pasada en el golfo de Omán, podrían formar parte de una estrategia estadounidense para culpar a la nación persa y continuar las presiones contra Teherán.

«Los actos sospechosos en el golfo de Omán contra los petroleros parecen ser complementarios a las sanciones económicas (de EEUU), ya que los estadounidenses no llegaron a nada con las sanciones, especialmente, dado el registro histórico de Estados Unidos en el área”, dijo Larijani para referirse a las muchas operaciones de falsa bandera perpetradas por los norteamericanos.

Behrouz Kamalvandi, portavoz de la Organización de Energía Atómica de Irán, reveló que en poco tiempo su país superará los límites de enriquecimiento de uranio.

Luego del endurecimiento de las sanciones estadounidenses contra Irán, la nación persa decidió suspender de manera progresiva el acuerdo firmado con las potencias occidentales que le impedía enriquecer uranio. Irán avanza hacia el enriquecimiento de uranio a una cifra mayor al 3.67%, que usará en sus centrales eléctricas.

«Hoy comienza la superación del límite de 300 kilogramos de almacenamiento para el uranio enriquecido, que continuará durante los próximos 10 días, es decir, el 27 de junio superaremos este límite«, comentó el portavoz de la Organización de Energía Atómica de Irán, Behrouz Kamalvandi.

RB

Artículos relacionados