Guardiola peligra en Inglaterra por posturas políticas

Este viernes, la Asociación de Fútbol inglesa (FA, por sus siglas en inglés) anunció la apertura de un expediente al entrenador del club Manchester City, Pep Guardiola, por portar un objeto con alusiones políticas.

¿La razón? un lazo amarillo, que tiene como motivo, el reclamo de la libertad de los cuatro líderes independentistas catalanes encarcelados por el gobierno español. La FA precisa que el lazo vulnera “las reglas sobre publicidad y uniformes” de la federación.

Josep Guardiola luciendo el lazo amarillo durante un partido

En diciembre, el entrenador ya avisó que no le importaba acabar suspendido por este motivo. “Si me quieren suspender -la UEFA, la Premier League, la FIFA-, está bien. Estaré suspendido”, dijo en conferencia de prensa en aquel momento.

“Hago esto porque en España dos personas precisas que defienden algo como votar y están en la cárcel. Es injusto. “Hasta que salgan, estarán conmigo. Pueden suspenderme, pero ellos están en la cárcel”

Declaró el año pasado el entrenador catalan, refiriendose a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, los dos primeros líderes indepedentistas encarcelados (en la actualidad hay otros dos, Oriol Junqueras y Joaquim Forn).

El doble discurso

La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA por su siglas en inglés) prohíbe a los equipos que luzcan símbolos políticos, religiosos o comerciales durante los partidos.

Las selecciones nacionales de Inglaterra y Escocia fueron sancionadas en 2016 por llevar un brazalete negro con una amapola, en recuerdo de los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial.

Luego, el máximo ente regulador del fútbol mundial, se retractó, indicando que el equipo que quiera lucir símbolos para recordar su historia o celebrar un evento nacional o internacional deberá tener en cuenta “la sensibilidad del equipo rival y del público”.

Así, en noviembre de 2017, Inglaterra y Alemania lucieron un brazalete negro con la amapola durante un amistoso en Wembley. Y todos felices, porque no “tocaba la sensibilidad del rival ni del público”.

DC

Artículos relacionados