#VTanálisis Vox: la voz de la minoría violenta amplificada por los medios

El reino de España vive días complejos. Todavía el desconfinamiento no cobra forma y el Coronavirus no acaba de mermar, cuando la ultraderecha de ese país ha violentado varios derechos ciudadanos sin recibir sanción alguna.

El impulso que el partido de extrema derecha Vox le ha dado a las manifestaciones en las calles, contra el gobierno de Pedro Sánchez, recibe el espaldarazo solidario de muchos medios de comunicación que se han sumado a la posición radical.

Las protestas callejeras que comenzaron en los barrios más lujosos de Madrid, contagiaron a otros sectores del país, donde también los dirigentes de Vox y la primera fuerza opositora Partido Popular (PP), lanzaron a las calles a sus seguidores en abierta desobediencia a las medidas de confinamiento, distanciamiento y salubridad dispuestas por el gobierno en atención a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estas movilizaciones que difícilmente pueden ser calificadas como espontáneas, tienen como denominador común los reclamos por “el respeto a los derechos, la propiedad privada y las libertades individuales”, pero detrás de esas banderas se oculta la incitación al odio, el desconocimiento de la Constitución española y la violencia.

Concentraciones ilegales y provocación

La prensa que apoya las estrategias de Vox y el PP, muchas veces pasa por alto que las movilizaciones que estos partidos convocan ponen en riesgo a sus mismos seguidores y a miles de personas que sí respetan la cuarentena por el Covid-19. Pero a pesar de lo grave, esa no es la única omisión, pues al ser estas manifestaciones movidas por el odio político, las consecuencias son impredecibles en un país que todavía no supera psicológicamente la guerra civil de hace 84 años.

Varias de las “iniciativas ciudadanas” han terminado en violencia callejera, en las que se han producido confrontaciones con transeúntes que no están de acuerdo con las manifestaciones, ataques a la propiedad pública y agresión a trabajadores de medios de comunicación, como fue el caso de la periodista Noelia Adánez, quien fue atacada por un manifestante mientras grababa el acontecimiento con su teléfono móvil.

En Madrid y Barcelona la confrontación política ha sido probada a límites peligrosos, cuando han coincidido en la calle las movilizaciones de los grupos de extrema derecha con movimientos antifascistas, pero la intervención de la policía ha evitado males mayores y solo se han registrado intercambio de insultos.

“Le torcimos el brazo al gobierno”

Con esta arenga el portavoz del partido Vox, Jorge Buxadé, invitó a los manifestantes a seguir en las calles presionando al gobierno de Sánchez. “Podremos conseguir más si seguimos en la calle, sea a pie, en vehículos y como sea”, dijo el eurodiputado ante la prensa española pidiendo la renuncia del Jefe de Gobierno español.

Vox interpuso hace un mes un recurso ante el Tribunal Constitucional para que se revise el estado de alarma que España, al igual que cientos de países en el mundo, declaró ante la pandemia del Covid-19. El objetivo de esta revisión es declarar el acto como inconstitucional, ya que desde Vox la cuarentena ves vista como un “simulacro totalitario”.

“Necesitamos que el máximo intérprete de la Constitución nos diga con claridad que el Gobierno ha violentado la Constitución y nos resarza a todos”, dijo Buxadé al tiempo que pidió celeridad en esta decisión a la instancia judicial antes que el “estado de alarma ya haya caído por su propio peso”.

Vox no quiere otra voz

Cuando se señala con el dedo índice, hay otros tres dedos apuntando hacia ti. El partido Vox, que acusa al gobierno de Pedro Sánchez de totalitario, no admite la coexistencia con adversarios políticos que les desenmascaren. Jorge Buxadé, portavoz del partido de extrema derecha, ha declarado que ilegalizarían a los movimientos antifascistas de España catalogándolos como “organizaciones terroristas”.

De esta manera el representante ultraderechista se solidarizó con el presidente de Estados Unidos, #DonaldTrump, quien incluyó al movimiento Antifa en su lista de organizaciones terroristas tras la violencia que se desató en varias ciudades estadounidenses tras el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco.

El eurodiputado animó a todos los gobiernos europeos a seguir el ejemplo de Estados Unidos para ilegalizar a todas las organizaciones “de izquierda radical que ejercen la violencia en las calles”. Tal vez Buxadé desconozca que por menos de lo que ahora hace Vox en España, su partido ya habría sido anotado en esa lista.

Randolph Borges/VTactual.com

Excesos policiales no cesan en EE.UU. a pesar del incidente Floyd

Artículos relacionados