InicioActualidadEl Líbano y la escasez de combustible

El Líbano y la escasez de combustible

El sábado, la compañía eléctrica estatal de Líbano, Electricite du Liban, dijo que las dos principales centrales eléctricas del país se vieron obligadas a cerrar debido a la escasez de combustible en todo el país.

El Líbano se queda sin electricidad porque las centrales eléctricas cierran sin combustible

Líbano, cuyas centrales eléctricas estatales están cerradas, se enfrenta a una crisis energética agravada por su dependencia del combustible importado, así como por su creciente dependencia de las empresas del sector privado que también tienen dificultades para asegurar el suministro debido al colapso de la moneda nacional.

Los hospitales y los servicios esenciales están ahora en crisis debido a la irregularidad del suministro eléctrico. Los cortes de electricidad, habituales desde hace años, se han visto agravados por la escasez de gasóleo y combustible, junto con una infraestructura anticuada.

Según Electricite du Liban, los cortes redujeron el suministro total de energía del país por debajo de los 270 megavatios, lo que provocó un importante deterioro de la estabilidad de la red.

El Líbano depende de la financiación del banco central, que dejó de subvencionar los dólares para las importaciones, mientras el gobierno aumentaba gradualmente los precios del combustible y el gasóleo, causando mayores dificultades en todo el país.

Con el desempleo récord y los precios en alza, muchas familias han dejado incluso de utilizar generadores privados, recibiendo sólo unas horas de energía estatal al día.

Escasez de combustible en todos los ámbitos

El sábado, los distribuidores de bombonas de gas utilizadas para cocinar y calentarse también dejaron de funcionar.

A pesar de las reformas del sector energético exigidas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, la compañía eléctrica, responsable de la mayor parte de la deuda del gobierno, registró pérdidas anuales de hasta 1.500 millones de dólares, lo que costó al Estado más de 40.000 millones de dólares en varias décadas.

En respuesta a la crisis, el gobierno libanés llegó a un acuerdo con Irak para permitir que la compañía eléctrica estatal permaneciera abierta durante unos días, mientras Irán enviaba cargamentos de combustible a través de Siria.

El nuevo gobierno libanés también está negociando con Jordania el suministro de electricidad y con Egipto el de gas natural, que llegará a través de Siria. Pero es probable que esos acuerdos tarden meses en completarse.

Los nuevos cortes obligarán al gobierno a entrar en «gestión de crisis durante un par de días», dijo el ministro de Electricidad del Líbano, Walid Fayad, a Associated Press, añadiendo que el país recurriría a los militares para el suministro de combustible de emergencia de sus reservas.

 

LEE Más

spot_img