Protocolo post mortem por Coronavirus en Venezuela está garantizado

En Venezuela, el protocolo establecido y aplicado en casos de fallecimientos por Coronavirus tiene apoyo gubernamental. Así como se adoptaron medidas ante el desarrollo de la pandemia, también se han tomado ante las pérdidas humanas.

A través del Estado se puede gestionar el proceso post mortem con las medidas sanitarias adecuadas. Familiares pueden acudir a las instancias gubernamentales y solicitar la ayuda para los trámites de cremación o inhumación.

A principios de marzo cuando comenzó la cuarentena en el país caribeño se establecieron acuerdos. La Cámara Nacional de Empresas Funerarias, Cementerios, Fabricar de Urnas, Crematorios, Previsión y Afines (Canadefu), acordó con el Ministerio de Salud el protocolo.

Los cuerpos de los fallecidos por esta patología son traslados y gestionados solamente bajo la estricta supervisión del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamef). Es decir, que no intervienen funerarias ni terceros en condición de privados.

Esta organización, compuesta por 220 afiliados, detalló en un documento público que no está permitido el acto velatorio del fallecido. Tampoco la manipulación del cuerpo por parte de las funerarias. Este proceso se acuerda directamente entre el recinto hospitalario donde muere el paciente y el Senamef.

Pasos del protocolo para fallecimientos por Coronavirus en Venezuela

A través de un número telefónico de uso público, los familiares de los fenecidos pueden conocer el protocolo post morten.

Dicho proceso está establecido de la siguiente manera: los decesos por Coronavirus en los hospitales del país y cuya acta de defunción lo declare de esta manera, son tramitados a través del Senamef.

Una vez que se presenta el fallecimiento, los parientes de la víctima se dirigen al Registro Civil de la parroquia donde murió la persona para que autoricen que el cuerpo sea retirado por el Senamef.

En Caracas, con el permiso y el acta de defunción se trasladan a la sede del Senamef en Bello Monte. Luego de este procedimiento, la institución está obligada a retirar el cuerpo en el hospital en el que ocurrió el deceso y trasladarlo hacia el cementerio Jardín Principal del Oeste, ubicado en El Junquito.

En ese camposanto se procede a efectuar la cremación gratuita con las medidas de seguridad. Se acuerda con los familiares los días de entrega de las cenizas.

Si los familiares desean enterrarlo en otro cementerio donde tengan parcela también pueden hacerlo. En Venezuela hay alrededor de 22 crematorios a nivel nacional, dos en Zulia, dos en Lara, uno en Aragua, uno en Falcón, dos en Yaracuy, uno en Mérida, dos en Táchira, dos en Carabobo, uno el Bolívar y ocho en la Gran Caracas.

Las salas velatorias se unieron a estas medidas ordenadas por el Ejecutivo nacional. A través del decreto N° 4.160, aprobado el pasado 13 de marzo y publicada en la Gaceta Oficial 6.519, a fin de evitar la propagación del Covid-19 los actos velatorios que no sean a causa del virus  solo se ejecutarán en dos horas. Además deben tener tapabocas, y solo pueden estar entre cuatro a seis personas por capilla.

Falta información sobre el protocolo del Coronavirus en Venezuela

Aunque el protocolo está establecido, falta la divulgación sobre el proceso. Algunos familiares que han pasado por el mal momento aseguran que no se conoce públicamente la información.

Mariana Prado, familiar de Karina Prado, abuela de 60 años que falleció hace una semana como consecuencia del Covid-19, aseveró que  hay escasa información sobre el proceso en cuestión. Su tía fue enterrada en una fosa común, ya que no fueron notificados oportunamente sobre el proceder.

“Murió en el hospital Vargas, ahí nos indicaron que la morgue se encargaba del proceso, pero cuando llegamos allá empezó el peloteo y nos dijeron que se debía tramitar a través de una funeraria. Llamamos a las funerarias y nos decían que no podían hacer el proceso porque los multaban, a excepción de algunas como la funeraria Valles que si recibe los cuerpos y los traslada por 80 dólares”, explicó.

En medio de esa confusión se trasladaron al cementerio de El Junquito, donde les corroboraron que el proceso es el indicado anteriormente, que regresaran a la sede del Senamef con la autorización del Registro Civil y ellos estaban obligados a trasladar el cuerpo.

“En ese peloteo pasaron más de 24 horas, cuando llegamos a Bello Monte con la autorización y la seguridad de que ellos debían encargarse nos informaron que mi tía había sido trasladada desde el hospital Vargas hasta una fosa común en el cementerio de El Junquito porque nos habíamos demorado mucho, es decir que ellos sí sabían que ese era el proceso”, denunció.

Agregó que su familiar no murió con afección respiratoria, es decir, que los casos de muertes por Covid-19 no son iguales. Karina presentó un dolor en la pierna que le causó una tromboflebitis y se le proyectó en el estómago colapsando todo el cuerpo.

También se da cristiana sepultura a fallecidos por Coronavirus en Venezuela

En el caso de la familia Sequea el proceso fue expedito. Manuel Sequea, de 45 años, falleció el 2 de agosto en el hospital Pérez Carreño producto del Coronavirus. Desde allí fue trasladado hasta el cementerio de El Junquito, donde sus parientes tenían parcela y recibió cristiana sepultura.

“En el mismo hospital un doctor nos dijo que nos trasladáramos a la jefatura y de ahí a la morgue, que no podíamos velarlo ni verlo. Murió en la mañana y en la tarde lo enterramos porque nos dijeron que no podía quedarse mucho en el hospital porque contaminaba», narró Manuel Sequea, hijo del fallecido.

«Allá, en el cementerio, solo pagamos los impuestos, sin embargo no pudimos estar presentes en el entierro, solo pudimos ir hasta la tumba luego que ya estaba enterrado”, expresó.

Hasta este miércoles 19 de agosto, Venezuela contabiliza 297 personas fallecidas por el Coronavirus y más de 35 mil casos confirmados.

La Organización Mundial de la Salud sostiene que la incineración es una cuestión de elección cultural y de disponibilidad de recursos. “Está muy extendida la creencia de que es preciso incinerar a las personas que han muerto de una enfermedad transmisible, pero eso no es cierto”. Asimismo, se precisa que las personas que manipulen el cuerpo deban tener protección especial.

NB/VTactual.com

Más de 35 mil infectados de Coronavirus en Venezuela

Artículos relacionados