Bolivia en conflicto: Golpe de Estado, mentiras, cuotas y medios

Bolivia en conflicto: Golpe de Estado, mentiras, cuotas y medios / Foto: Cortesía

La presión popular en las calles de Bolivia aumenta y, ante esta situación, se recrudece la represión que los medios de comunicación censuran sin contemplaciones. En vista de ello, Marco Teruggi, comunicador argentino radicado en Venezuela, reportero curtido con las recientes  explosiones sociales de Suramérica, aceptó una entrevista al periodista Clodovaldo Hernández.

Bolivia en conflicto: Golpe de Estado, mentiras, cuotas y medios
Marco Teruggi, comunicador argentino / Foto: Cortesía

Aunque amenazado por el gobierno de facto boliviano si cubre las incidencias del conflicto que se mantiene en plena incandescencia en la nación del Altiplano, Teruggi se ha mantenido en Bolivia transmitiendo información por sus redes sociales y para varios medios, entre ellos Telesur.

Presión social en aumento

Por tal razón, asegura que la presión en las calles va en ascenso en zonas como La Paz, El Alto o Cochabamba, donde los movimientos organizados vienen en escalada, se mantienen en la lucha, rechazan al golpe, evidenciado tras la autoproclamación de Jeanine Áñez, y defienden la Wiphala, la bandera de los pueblos indígenas de Bolivia y del continente, que resultó quemada en recintos oficiales por el gobierno de Facto y en distintos actos difundidos en redes sociales, lo que se ha catalogado como un acto racista.

Bolivia en conflicto: Golpe de Estado, mentiras, cuotas y medios
Ante el golpe de Estado, los movimientos sociales se han lanzado a la lucha en las calles / Foto: Reuters

Los golpistas han tratado de enmendar el error, pero resulta “muy difícil de rectificar porque activó demasiada rabia histórica”, dice Teruggi, quien resalta que no hay una estrategia clara de resistencia a la dictadura para los próximos días, aunque los movimientos parlamentarios del MAS y los de los cocaleros están activados, mientras la represión recrudece, por ejemplo, en el centro de La Paz, con “gases lacrimógenos, arrestos” y asesinatos, como en El Alto, donde ya se habla de 10 muertos y 200 detenidos.

Bolivia en conflicto: Golpe de Estado, mentiras, cuotas y medios
Recrudece la represión y la persecución contra el pueblo boliviano / Foto: Reuters

Escasos medios informando en Bolivia

Hay “escasas cámaras filmando”. De hecho, el comunicador argentino resalta que son pocos los comunicadores cubriendo y “los únicos que estamos somos comunicadores internacionales”.

Sobre la autojuramentación, Teruggi cree que se busca, “en primer lugar, construir una ficción de gobierno diciendo que es constitucional para hacer ver hacia afuera que existe un estado de Derecho. Eso les permitiría avanzar en un proceso transicional de dos o tres meses que lleve a unas elecciones”.

Además, “implica obtener reconocimientos internacionales al supuesto gobierno y descabezar el proceso de cambio. Por eso el ‘ministro de gobierno’ ha anunciado una cacería contra determinados dirigentes políticos. Se proponen reprimir al movimiento popular y diezmar lo más que se pueda al masismo para que al llegar a la consulta electoral tanto el MAS como el resto del movimiento popular se encuentren divididos, perseguidos, golpeados y ensangrentados”.

Las cuotas de poder de la derecha en Bolivia

Mientras tanto, Luis Fernando Camacho, integrante del sector civil empresarial ligado a los grandes capitales del oriente del país, ha capitalizado un espacio político importante en Bolivia, mientras que el sector político opositor, encabezado por Carlos Mesa, ha quedado desplazado al rol secundario en la escalda golpista y, el tercer sector, el de las fuerzas armadas, mucho más implicado en el golpe de lo que aparentaba, podría en cualquier momento exigir su cuota.

Ante este escenario, es probable que Bolivia retorne a las privatizaciones y las demás políticas neoliberales, con gran cantidad de negocios a repartirse, en particular todos los sectores que fueron nacionalizados, mientras que EE.UU. dirigirá los pasos del gobierno de transición para ubicar a Bolivia bajo su orden geopolítico, nada muy diferente de lo que ha ocurrido en Ecuador, Brasil, Honduras y Paraguay.

Lo que le queda a Evo

Paralelamente, a Evo Morales, que resultó traicionado por diversos sectores que se decían afines a su planteamiento, le tocará actuar desde la resistencia, “si logra asumir la conducción desde México, para pensar en su regreso  (…) En fin, tendrá que ver qué papel puede cumplir ante este empeño (de la derecha) de ejecutar una revancha y reformatear el país”.

FF

Evo Morales cree que el dialogo resolverá la crisis de Bolivia

Artículos relacionados