El asesinato de un joven levanta polémica sobre Ejército colombiano

«Los rufianes que tratan así a la fuerza pública deben saber que los soldados y policías no están solos y deben hacer valer su autoridad y hacer respetar el uniforme que portan», es parte de lo que se puede leer en un comunicado que envió el ministerio de la Defensa de Colombia por la polémica del muchacho asesinado en una base militar.

La muerte de Rafael Caro, de 16 años, fue asesinado al intentar entrar a una base militar en La Lizama, zona rural del departamento de Santander (este), Colombia desatando una polémica en Colombia tanto por la actitud del joven como por la respuesta militar.

Las redes sociales colombianas estallaron el pasado domingo donde circularon una serie de videos en donde se puede ver a Caro junto a otros amigos enfrentando a los soldados que se encontraban patrullando la zona.

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, publicó un video de los jóvenes increpando y arrojando piedras a un militar y dijo que «Colombia no quiere ver a sus soldados intimidados por rufianes armados de piedras exigiendo derechos»

En el mismo se ve como fue asesinado luego de intentar ingresar en una actitud amenazante a la base militar cerca de las carreteras del departamento, y los soldados respondieron a su entrada con disparos disuasorios.

El Fiscal General de Colombia, Fabio Espitia, declaró que la muerte se produjo por el rebote de un disparo de fusil disuasorio que un soldado hizo al suelo y que impactó en el cuerpo del joven, quien falleció una hora después.

La hipótesis fue confirmada este miércoles por el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que reveló la necropsia y en la que resaltó que Caro resultó herido al recibir un disparo que impactó primero en el piso.

Por su parte la madre del jóven les preguntó a los militares en unas declaraciones a la prensa «por qué los militares no inmovilizaron a mi hijo en vez de matarlo (…) «esto no se hace, yo sé que mi hijo era altanero, era rebelde, pero si habían tantos soldados en la base cuando él ingresó ellos podían, si querían, inmovilizarlo. Péguenle un tiro en un pie, inmovilícenlo, había muchos, muchos soldados ahí», declaró entre lágrimas.

XC

Artículos relacionados