Por alteración de pruebas el Ministerio Público venezolano reabrirá caso Pernalete

Por alteración de pruebas el Ministerio Público venezolano reabrirá caso Pernalete

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, informó que el Ministerio Público (MP) reabrirá el caso Juan Pablo Pernalete, joven asesinado el pasado 26 de abril en Altamira, Caracas, durante las manifestaciones violentas convocadas por la oposición venezolana.

En una entrevista ofrecida a la agencia internacional EFE, Saab informó que dicha institución está reabriendo algunos casos, entre ellos el de Pernalete, por considerarlo dudoso.

Las investigaciones que adelanta el MP, luego de la destitución de Luisa Ortega Díaz por la serie de irregularidades cometidas durante su gestión, demostraron que el laboratorio de criminalística de la Fiscalía se usó para alterar pruebas, “eso es grave, estamos en etapa de investigación, pero eso es sumamente grave”, aseveró Saab.

En relación al caso de David Vallenilla, quien falleció por un disparo en el pecho mientras asediaba junto a otros extremistas la Base Aérea Francisco de Miranda, ubicada en La Carlota, indicó que el presunto responsable “está en manos de las autoridades y la Fiscalía le ha señalado del delito de homicidio”.

“Lo dijimos desde el principio que esa había sido una ejecución extrajudicial, no había justificación, ahí se quiso excusar de que el tipo (hombre) estaba defendiendo la base aérea, ahí lo que había era una reja, el muchacho se acercó y él a rajatabla le metió tres tiros en el tórax, y eso quedó así en la nebulosa”, detalló el fiscal.

En estos momentos el MP se encuentra realizando un arqueo completo de todos los casos, por lo que el número de muertes que se registraron en los cuatro meses por manifestaciones podría variar.

Saab rechazó exista alguna responsabilidad del Estado en esas defunciones, aseverando que “en materia penal las responsabilidades son individuales”.

Lo que se sabe del caso Pernalte

Juan Pablo Pernalete, joven de 20 años de edad, era estudiante de la Universidad Metropolitana y fue asesinado durante una protesta violenta por parte de extremistas de la oposición en Altamira, el pasado 26 de abril del 2017.

Su muerte generó mucha polémica gracias a las declaraciones emitidas por la entonces Fiscal, Luisa Ortega Díaz, quien afirmó en rueda de prensa nacional que Pernalete habría fallecido por el impacto de una bomba lacrimógena, y no a raíz de una pistola de perno como lo habían determinado las investigaciones preliminares.

Las pruebas forenses (autopsia) determinaron que la herida que presentaba Pernalete en el pectoral izquierdo, era similar al que deja “una pistola de perno cautiva”. Dicha arma se usa para el aturdimiento de animales; trabaja con aire a presión y a corta distancia.

Foto del hematoma que presentaba Juan Pablo Pernalete en el pectoral izquierdo, por presunta pistola de perno, utilizada para el sacrificio de animales.

Días posteriores, el Alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, descartó en declaraciones al canal Globovisión que el joven Juan Pablo Pernalete había muerto por acción de los efectivos de orden público de la Guardia Nacional Bolivariana o de la Policía Nacional Bolivariana.

“El cuerpo no presentaba impacto de balas ni impacto de perdigones, lo que nuestros médicos registraron y así quedó en nuestro informe, fue un fuerte golpe en el pecho”, expresó Muchacho

Video que puso en duda la versión de Luisa Ortega

El 29 de abril, fue difundido a través de un programa del canal VTV, un video donde se detallan los últimos segundos de vida de Pernalete y el posible momento en el que es asesinado por la presunta pistola de perno cautivo.

En el material audiovisual se observa cómo un grupo de encapuchados rodea a Juan Pablo Pernalete, y luego de aparentemente prestarle auxilio, lo dejan tirado en el suelo y abandonan rápidamente el lugar con el apoyo de motorizados.

https://www.youtube.com/watch?v=YFvcXflfzZ4

Asimismo, se capta el momento en que una de las personas que auxilia a Pernalete le pasa un objeto a otro; esta persona recibe y guarda un objeto dentro de su bolsillo y luego se va del lugar.

La reapertura de este caso despejará muchas dudas respecto a la muerte de este joven y muchos otros a los cuales las autoridades de inteligencia venezolanas ha señalado como premeditadas, como parte de un plan de asesinatos selectivos para inculpar al Gobierno de Venezuela como violador de los derechos humanos.

AMR

Artículos relacionados