Autor de masacre en Alemania se confiesa antisemita

El autor de la masacre racial en Halle, Alemania, confesó que actuó por motivos antisemitas así como por sus inclinaciones ultraderechistas.

Stephan Balliet, de 27 años, un jóven neonazi alemán, quien se caracterizó en Internet por no tener amigos en la vida real, vivía en su propio mundo; mató ayer a dos personas, contaminado por el antisemitismo, el racismo y la xenofobia.

Con la idea de provocar un baño de sangre en la sinagoga de Halle en plena celebración del Yom Kippur, el padre de Stephan Balliet, declaró a un diario local que su « hijo no estaba en estado puro con el mundo y tampoco consigo mismo, es un joven sin amigos y parco en palabras, pasaba mucho tiempo en la casa, su mundo era Internet, siempre estaba en línea, vivía separado de la familia».

Stephan grabó su asalto a la sinagoga y, ante la rabia de no haber podido llevar a cabo su plan, disparó de forma aleatoria. Primero abatió a una mujer que pasaba casualmente cerca del templo y poco después a un hombre que acudía a un establecimiento turco de comida rápida. Antes de darse a la fuga, disparó a varias personas que esperaban en la estación del tranvía. Dos de ellas resultaron heridas y tuvieron que ser intervenidas. Están fuera de peligro.

Stephan residía con su madre y su hermana en Ort Benndorf, en las cercanías de Halle. Luego de terminar el bachillerato se matriculó en Química, estudios que interrumpió dos semestres tras una complicada operación de estómago. Según su padre, hizo el servicio militar, pero, una vez licenciado, no volvió a la universidad. Tampoco realizó ningún curso de formación profesional o aprendizaje.

Su radicalización fue silenciosa, sus contactos con la extrema derecha eran en Internet. Su nombre no figura en el sistema de información de los servicios secretos de Interior alemana, el llamado NADIS, y carece de antecedentes penales.

XC

Artículos relacionados