Home Destacada 7 claves de los viajes de Guaidó a EEUU para planificar el...

7 claves de los viajes de Guaidó a EEUU para planificar el Golpe

0
71
7 claves de los viajes de Guaidó a EEUU para planificar el Golpe
7 claves de los viajes de Guaidó a EEUU para planificar el Golpe / Foto: VTactual

A propósito de los más recientes acontecimientos políticos que impulsaron a un sector de la oposición venezolana, liderada por el diputado de la Asamblea Nacional en desacato Juan Guaidó a impulsar un golpe de Estado, a raíz de la autoproclamación de éste funcionario como Presidente Interino, se dio a conocer un informe que detallaba que la acción ya llevaba semanas de preparación.

De hecho, entre los medios que develaron los datos resaltan una agencia de noticias estadounidense y otros importantes rotativos de la nación norteamericana.

Por ello, VTactual te brinda 7 claves de la gira que sirvió a Guaidó y a #DonaldTrump para planificar el golpe que intentaron activar desde el 23 de enero contra Venezuela.

1. Una gira por tres países

Por ser una “cara nueva”, no muy afectado por la sobreexposición ni el desprestigio de los líderes altamente conocidos, el diputado suplente Juan Guaidó resultó impuesto por Washington como responsable de activar los mecanismos para el complot desde Venezuela, pero para ello debía viajar a EE.UU., Colombia y Brasil.

7 claves de los viajes de Guaidó a EEUU para planificar el Golpe
La gira de Guaidó contempló tres países, EE.UU., Colombia y Brasil / Foto: Cortesía

Esa gira buscaba generar los respectivos apoyos y explicar los mecanismos que incentivarían la violencia en el país suramericano, una vez que se juramentara para su segundo período el presidente constitucional Nicolás Maduro Moros. Y el viaje se hizo justamente en diciembre de 2018 y contempló, incluso, una ruta terrestre hacia Colombia para no llamar la atención de las autoridades migratorias.

2. El visto bueno y la acción directa de #DonaldTrump

La idea debía contar con el visto bueno del huésped de la Casa Blanca, y no solo eso. También debía venir de su propia mano. Al menos así lo dijo Fernando Cutz, exasesor de Seguridad Nacional en América Latina:

Se sabe que el otrora hombre de la telerrealidad y magnate de shows televisivos siempre ha manifestado que “para que las cosas salgan bien debe hacerlas él mismo”, por lo cual se montó a coordinar su propio plan conspirativo, de manera directa, sin muchos intermediarios.

3. Un personaje escasamente conocido

En primer lugar, para finales de 2018, nadie hablaba de Juan Guaidó en la escena política o social venezolana.

No obstante, se le recordaba como impulsor de las acciones violentas de las guarimbas de 2010, 2014 y 2016 en Caracas y otras ciudades del país, a través de las células juveniles de su partido Voluntad Popular.

Asimismo, en torno a él sólo empezaron a recordarse una serie de protestas en las que optó, junto a un grupo de coetáneos, mostrar el trasero ante las cámaras, lo que la derecha llegó a considerar toda una osadía adolescente.  

4. Mediatizado en enero

Sólo en enero, los medios de la derecha venezolana empezaron a imponer a Guaidó en sus titulares, cuando se supo que asumiría el cargo de presidente del parlamento nacional en desacato. A partir de entonces se construyó un liderazgo mediático que buscó invisibilizar las caras más conocidas –y desprestigiadas- de la oposición del país, y preparar el terreno para lo que vendría.  

7 claves de los viajes de Guaidó a EEUU para planificar el Golpe
Los medios empezaron a dar espacio y titulares a Guaidó desde enero / Foto: Cortesía

5. Una reunión negada

Posteriormente, el día 22 de enero, Juan Guaidó y otro vocero de la derecha se reunieron en un hotel capitalino, previa solicitud hecha a Diosdado Cabello, líder socialista, con quien se comprometieron a respetar la institucionalidad y las leyes el día 23, para evitar que se desbordara la violencia.

Al día siguiente hicieron todo lo contrario a lo que se habían comprometido, lo que obligó al primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela a revelar la conversación de la que pidieron que se mantuviera en reserva.

6. Autoproclamación incluida

Lo que sería una marcha conmemorativa del 23 de enero de 1958, usual cada año en Venezuela, llegó precedida de pequeños conatos de violencia en algunas zonas del país, altamente difundidos por las empresas de comunicación opuestas al chavismo.

Un usuario de la derecha apoya la autoproclamación de Guaidó / Twitter

Con un abrebocas así, y la garantía de movilización en torno a un personaje nuevo, “que insufla aires de esperanza” a una decaída, decepcionada y desmovilizada militancia de la derecha, surgió la ocasión para atreverse a proclamar un gobierno nuevo y desconocer ante el mundo la institucionalidad que ha sido mancillada por el parlamento en desacato durante tres años, desde 2016. Y Guaidó se autojuramentó en una plaza, en desconocimiento del orden jurídico y de la Constitución Bolivariana.    

7. Con reconocimiento automático

Ya que contó con el visto bueno y la coordinación del propio mandatario estadounidense, entonces, el evento cumbre, la autoproclamación de Guaidó, debía contar con el reconocimiento automático de EE.UU. Así, funcionarios aliados a la derecha de aquel país, como el parlamentario Marcos Rubio, empezaron a adelantar que Trump se pronunciaría para apoyar el acontecimiento. Y ello ocurrió el propio 23 de enero, a escasos minutos de la alocución del líder opositor. La Casa Blanca emitió y el vicepresidente Mike Pence emitieron la noticia.

Finalmente, el Jefe de Estado lo secundó a los pocos minutos.

 FF