Venezuela aprieta a mafias financieras en la frontera

La operación judicial venezolana, Manos de Papel, ha detenido 216 personas involucradas en las mafias del contrabando y extracción del papel moneda venezolano o la red financiera que impone el precio del dólar paralelo. Otras 200 están solicitadas ante Interpol.

La mayoría de las operaciones delictivas en este particular tienen como epicentro la ciudad fronteriza de Cúcuta, en Colombia, con la anuencia del gobierno neogranadino.

 

Del lado venezolano, la complicidad recae principalmente sobre dirigentes bancarios y miembros de las Fuerzas Armadas apostados a lo largo de la frontera.

Carlos Eduardo Marrón, es el principal señalado en este caso, por los delitos de difusión de información falsa de tipo cambiario, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

Medios locales aseguran que esta red no sólo tenía un carácter económico-financiero sino que buscaba profundizar el impacto político de la devaluación a través de las redes y los medios tradicionales.

En la frontera colombo-venezolana se hace evidente la vinculación entre la economía del narcotráfico, el paramilitarismo y el resto de economías paralelas como mecanismo de guerra financiera para vulnerar la soberanía de Venezuela.

El gobierno de Nicolás Maduro mantiene que el propósito real de estas mafias cambiarias es afectar el sistema económico y provocar un impacto negativo en la calidad de vida de las familias del país petrolero.

Manos de Papel en números

  • Se han efectuado 78 allanamientos o visitas judiciales a falsas empresas.
  • Más de cinco billones de bolívares se han congelado en unas mil cuentas bancarias, 90% de Banesco.
  • Unos 22 vehículos y decenas de propiedades han sido incautados.
  • 23 concesionarios de vehículos fueron intervenidos porque utilizaban los automóviles para el contrabando de combustible.

 

 

ER

Sacar a los corruptos y aumentar la producción

Artículos relacionados