El desenlace de una red de trata de menores en Venezuela

El fiscal general Venezuela, Tarek William Saab, informó este miércoles que se desarticuló una red de trata de menores -niñas y adolescentes- en la ciudad de Valencia, estado Carabobo (centro-norte). “Es un caso repugnante por el que han sido privados de libertad seis mujeres y cuatro hombres”, aseveró en declaraciones a los medios.

Desde la sede del Ministerio Público, manifestó que la principal implicada es Marina Rodríguez Rojas, quien también se dedicaba a la venta de drogas. Se conoció que captaba niñas y adolescentes en situación de calle, y les ofrecía alojamiento en una casa abandonada donde pernoctaban junto a otras personas en condiciones iguales.

“Obligaba bajo amenaza a las adolescentes -de entre 11 y 14 años- a tener relaciones sexuales con clientes que ella contactaba, tanto en la casa donde pernoctaban como en diferentes hoteles de la zona, servicios por los cuales cobraba. Además, algunos de estos encuentros eran grabados para promocionar los servicios”, explicó Saab sobre la red de trata de menores.

A Rodríguez se le imputaron los delitos de trata de personas con fines de explotación sexual, tráfico de drogas en la modalidad de ocultamiento, cooperación inmediata en el delito de acto carnal con víctima especialmente vulnerable y asociación para delinquir.

Los otros imputados son Elvis Álvarez Álvarez, Dember Alcina Moreno, José Arteaga Betancourt, Jackelin Rivero Silva, María Soto Bravo, Ada Oliveros Rincón y Génesis Montero Cerveleón. A todos bajo los cargos de complicidad en trata de personas y asociación para delinquir.

Adicionalmente, también se privó de libertad a Helianny Mercedes González Córdoba, madre de una de las víctimas, al comprobarse que obtenía contraprestación monetaria por la explotación sexual de su hija de 11 años.

Ministerio Público
Todas las personas imputadas están a las órdenes del Ministerio Público venezolano. Foto: Web

Golpe a la ciberdelincuencia

Saab también anunció la detención de Zuleima Del Valle España Durán y Emily Yaneth Rojas Durán, pertenecientes a un grupo de ciberdelincuencia. Ambas fueron presentadas ante el Juzgado 18° de Control del Área Metropolitana de Caracas, por estafa agravada continuada y asociación para delinquir.

El grupo enviaba mensajes por WhatsApp utilizando nombres comunes, como María, para que las potenciales víctimas pensaran que era alguien conocido. Una vez que ganaban su confianza, les ofrecían divisas a precios por debajo del mercado u objetos de valor. Luego, al recibir el pago cortaban todo tipo de comunicación y se quedaban con el dinero.

El fiscal precisó que tras múltiples investigaciones de campo y análisis de trazas de las cuentas bancarias, se logró su aprehensión. ya privadas de libertad, facilitaron las cuentas bancarias que utilizaban para recibir el dinero de las personas que caían en el engaño.

Por último resaltó que las detenidas realizaban esta actividad bajo las órdenes de un presidiario llamado Ronegar Carlos Alvarado Jiménez. Actualmente, este delincuente se encuntra recluido en el centro penitenciario El Dorado por el delito de robo y hurto de vehículo automotor.

VTactual / VTV

Justicia venezolana da duro golpe a la trata de personas

Artículos relacionados