TLCAN de espaldas a China y Venezuela

El nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que pasará a llamarse Acuerdo EEUU, México y Canadá (USMCA, por su sigla en inglés), da un portazo a las posibles negociaciones de estos tres países con economías como las de China y Venezuela, pues cualquier convenio que los primeros pretendan establecer con los últimos podría significar el fin del TLCAN que se espera entre en vigencia en 2019.

La medida, que incluye en general a toda nación en donde el Estado intervenga en la actividad productiva y otorgue subsidios a las empresas, estipula que cualquier acuerdo que alguno de los tres países miembros del TLCAN firme con economías consideradas de no mercado, deberá ser revisado por el resto de asociados. Si alguno de ellos considera que el contrato representa un riesgo para la región, los países socios pueden dar por terminado el acuerdo trilateral y dar paso sólo a pactos bilaterales.

El USMCA será revisado por los congresos de los tres países antes de su aprobación final. Se espera que entre en vigencia en el 2019.

Esta disposición se encuentra detallada en el capítulo 32 “Excepciones y provisiones generales”, inciso 10 “Acuerdos comerciales con economías de no mercado” del texto del USMCA. Allí también se establece que los países socios deben notificar, con al menos con tres meses de anticipación, el deseo de iniciar de cualquier negociación.

Aunque el USMCA se aplicará durante 16 años, dentro del acuerdo se estipula que el texto deberá ir a una revisión cada seis. Asimismo, incorpora por primera vez el comercio digital y establece un mismo salario para los trabajadores de las industrias automotrices de los tres países, lo que supone una ventaja para la economía de EEUU que se ha visto afectada por la migración de muchas de sus industrias a naciones donde la mano de obra es más barata.

ARG

A contrarreloj EEUU y Canadá buscan cerrar un pacto

Artículos relacionados