InicioDEPORTESTiger Woods, contra todo pronóstico

Tiger Woods, contra todo pronóstico

En el hoyo 18 de East Lake todos estaban ansiosos por ver como Tiger Woods hacia historia con su sello característico, con un sólido drive al medio, un agresivo segundo tiro, y un putt de tres metros que entró por el medio del hoyo, tuvo el efecto deseado, cuando estaba a dos golpes del final para ganar el campeonato.

Woods, logró una hazaña sin precedentes en la historia del golf. El antiguo número uno mundial y ganador de 14 grandes, volvió a llevarse un torneo más, al imponerse este domingo en el Tour Championship, cuarto y último de los playoff de la FedEx Cup del PGA Tour de golf, disputado en el club East Lake de Atlanta (Georgia, Estados Unidos).

Cinco años, un mes y dos días desde que el 4 de agosto de 2013, exactamente 1.876 días, desde que el número uno del mundo del golf ganara su último torneo, pero su regreso ha sido más impactante de lo que se pudiese pronosticar, porque en tan solo diez meses escaló del puesto 1.199 del ranking al número 13°.

Hace menos de un año Woods se encontraba en el puesto 1199 del mundo

La retirada

Cuando se encontraba en el punto más álgido de su carrera, un inesperado suceso golpeó su vida; casi como una telenovela narraron los medios de comunicación la caída de Woods tras un accidente de tránsito que terminó convirtiéndose en una historia de engaños a su esposa.

Desde comentarios racistas de sus oponentes, hasta una serie de lesiones inesperadas tuvo que vivir el atleta, el cual soportó una avalancha de los medios de comunicación que buscaban destruir su imagen, reseñando desde sus adicción al sexo hasta su aprensión por conducir bajo los efectos de los medicamentos que aminoraban sus dolores.

Hasta diciembre de 2017, en el Hero World Challenge, el estadounidense firmó su regreso y todos vieron al Tiger Woods que recordaban; ganador de cuatro Masters, tres abiertos de Estados Unidos, tres abiertos británicos y cuatro PGA.

Woods indetenible

Su ascenso lento pero seguro durante la temporada de 2018 ha mantenido a sus seguidores al limite, en el Masters de Augusta, el primer Major del año, Woods que había ganado este torneo en 1997, 2001, 2002 y 2005, encontró su ritmo y con una vuelta final de 69 golpes ascendió al puesto 88° puesto del ranking.

Desde el mes de julio de 2018 en el Abierto Británico Tiger festejó igual porque compartió el sexto lugar a apenas tres golpes del ganador, y para el 9 de septiembre en el BMW Championship Tiger escaló cinco posiciones más para convertirse en el 21° del mundo.

Por eso los brazos en alto en su festejo final, con la ovación de pie de los espectadores que de ahora en más podrán contar que ellos fueron testigos del día en que Tiger Woods volvió a ganar un campeonato después de cinco años y llegó al 13° puesto del ranking mundial. Y ahora se viene la Ryder Cup.

OSM​

 

Claudia Gómez fue asesinada buscando “el sueño americano”

 

LEE Más

spot_img