Temer: “Si quieren que me echen, no renunciaré

Temer: “Si quieren que me echen, no renunciaré

El presidente de Brasil, Michel Temer, reitera que no renunciará al cargo y sostiene que si lo hace, el acto sería interpretado como una declaración de culpa.

“No voy a renunciar. Si quieren echarme que me echen, pero no voy a renunciar porque eso equivaldría a admitir mi culpabilidad”, dijo el mandatario en una entrevista publicada el lunes por el diario brasileño Folha de Sao Paulo.

El Tribunal Supremo Federal (TSF) de Brasil autorizó el jueves pasado el inicio de la investigación contra Temer por acusaciones de obstrucción a la justicia, corrupción pasiva y participación en una organización delictiva.

La medida se tomó después de que el diario local O Globo revelara el pasado miércoles el contenido de una conversación entre Temer y uno de los dueños de JBS, Joesley Batista, en la que el presidente intentaba comprar el silencio de Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara de Diputados, para que no sacase a la luz datos sobre la corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

Al respecto, el presidente de Brasil insistió en su “inocencia” y manifestó que el audio había sido editado.

En otro momento de sus declaraciones, explicó que las sospechas en su contra no impedirán la aprobación de las reformas económicas propuestas por su Gobierno y paralizadas temporalmente tras el escándalo.

Reforma de las jubilaciones en vilo

Temer, autorizó a los municipios a dividir en 200 meses el pago de la deuda de la seguridad social. Legisladores y sindicalistas han interpretado esa acción como parte de la estrategia de Temer para comprar votos a cambio de apoyo a la reforma de las jubilaciones, prevista para ser votada la próxima semana en la cámara de diputados.

“Voy a revelar fuerza política precisamente a lo largo de estas semanas con la votación de materias importantes (…) Tengo la absoluta convicción de que lo conseguiré”, aseveró el presidente de facto.

En las últimas semanas, se han realizado diversas manifestaciones de calle donde los brasileños piden la renuncia de Temer, así como la celebración de elecciones directas, en caso de que sea despojado del cargo.

Con información de Hispantv y Prensa Latina

Artículos relacionados