PSUV gana elecciones parlamentarias en Venezuela

La Junta Electoral fue nombrada sin la participación de la oposición.

Los candidatos que apoyan al presidente venezolano Nicolás Maduro han asegurado el control del Congreso Nacional, dijo el lunes la junta electoral, después de unas elecciones parlamentarias que los líderes de la oposición boicotearon por las acusaciones de fraude

La presidenta de la Junta Electoral, Indira Alfonzo, dijo en comentarios transmitidos por la televisión estatal que el 67,6% de los 5,2 millones de votos emitidos en la elección del domingo fueron para candidatos pro-Maduro, pero sólo el 31% de los votantes elegibles participaron en la votación.

El resultado devuelve el Congreso – la última institución estatal que no está en manos del Partido Socialista gobernante – a los aliados de Maduro a pesar de una economía en ruinas, las sanciones de EE.UU. que sofocan las exportaciones de petróleo de la nación de la OPEP y la emigración de unos 5 millones de ciudadanos.

Las elecciones en Venezuela se producen en medio de una crisis humanitaria. Las filas fueron cortas en los centros de votación de toda Venezuela el domingo, ya que muchos votantes atendieron el llamado de boicot del líder de la oposición Juan Guaidó. En algunas zonas, había colas más largas para comprar el escaso combustible que para emitir un voto.

PSUV gana elecciones parlamentarias
Pocos electores se observaron el domingo durante la convocatoria.

“El 6 de diciembre no hay elecciones, hay fraude”, dijo Guaidó el jueves. “Participar el 6 de diciembre es votar por un fraude, es colaborar con la dictadura”. Guaidó, jefe del actual Congreso, es reconocido por más de 60 países -incluyendo Estados Unidos- como el presidente interino de Venezuela.

Los miembros del nuevo Congreso tendrán pocas herramientas para mejorar la vida de la gente en un país donde los salarios mensuales raramente cubren el costo de un día de comida. Su elección tampoco mejorará la reputación de Maduro entre las naciones occidentales por su mala gestión y el menoscabo de los derechos humanos.

Sin embargo, el voto podría dar legitimidad a Maduro para ofrecer acuerdos de inversión a las pocas empresas en todo el mundo dispuestas a arriesgarse a correr el riesgo de las sanciones de Washington, por el acceso a las mayores reservas de petróleo del mundo.

Cómo Venezuela se convirtió en un caos

Las elecciones cierran un ciclo que comenzó en 2015, cuando la oposición ganó el Congreso por abrumadora mayoría, sólo para ver sus poderes legislativos barridos por los tribunales progubernamentales y la creación en 2017 de un órgano todopoderoso conocido como la Asamblea Nacional Constituyente.

Guaidó ha dicho que los venezolanos deberían saltarse la votación y participar en una consulta del 12 de diciembre en la que se preguntará a los ciudadanos si rechazan el voto del domingo y quieren un cambio de gobierno. Guaidó y sus aliados en el extranjero dijeron que el gobierno de Maduro no cumplía las condiciones para celebrar unas elecciones justas.

La Corte Suprema pro-gobierno entregó los principales partidos de la oposición a los políticos que fueron expulsados de esos partidos por sospechar que estaban aliados con Maduro. La Junta Electoral fue nombrada sin la participación de la oposición y Maduro se negó a permitir una observación electoral significativa.

Artículos relacionados