La empresa estatal mexicana de petróleo y gas, Pemex, ha cancelado cuatro contratos por un valor de 312 millones de pesos (15,8 millones de dólares) como parte de las promesas anticorrupción hechas por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Los contratos fueron con ocho empresas del sector privado, entre ellas la empresa de pruebas químicas Litoral Laboratorios Industriales, propiedad de una prima del presidente, Felipa Guadalupe Obrador Olán. Según Pemex, el contratista habría recibido 78mn de pesos en los cuatro contratos.

Pemex también decidió despedir al gerente de la división de contratos de su subsidiaria PEP, Alejandro Torres Flores, y dijo que otros dos empleados estaban siendo investigados internamente debido a su participación en los contratos. “En Pemex, el combate a la corrupción es un tema de particular importancia pública y un compromiso serio para quienes estamos encargados de supervisar el uso correcto de los fondos públicos y el pleno cumplimiento de la ley”, dijo el CON en un comunicado.

Pemex rescinde contratos
La controversia continúa mientras se investigan las acusaciones de los implicados con el caso Odebrecht.

Nuevas investigaciones

Un quinto contrato de 4,7 millones de pesos con la refinería Francisco I Madero de Pemex en Tamaulipas está bajo escrutinio. La empresa dijo que estaba monitoreando los vínculos entre Laboratorios Industriales Litoral y el sector de refinación de México. López Obrador ha prometido luchar contra las supuestas prácticas corruptas de las administraciones anteriores y ha dicho en múltiples ocasiones que el gobierno no debe hacer negocios con personas que tengan vínculos familiares con el Presidente.

Pemex se ha visto envuelta en varias controversias y escándalos de corrupción a lo largo de los años, siendo los más recientes las acusaciones de que el gigante brasileño de la infraestructura Odebrecht, pagó sobornos a altos ejecutivos de Pemex, incluyendo al ex director general Emilio Lozoya, para conseguir contratos para renovar algunas de las envejecidas refinerías de la empresa.

En las investigaciones sobre su conducta, Loyoza ha acusado a tres ex presidentes -Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Carlos Salinas-, así como a varios ex ministros, senadores, gobernadores y altos funcionarios de Pemex, de aceptar sobornos de Odebrecht cuando México estaba discutiendo las reformas energéticas del 2014, que abrieron el sector energético a un alto grado de participación privada.

Artículos relacionados