Un niño palestino de 12 años ha muerto por disparos de soldados del ejército israelí en Cisjordania

Un niño palestino de 12 años ha muerto por disparos de soldados del ejército israelí en Cisjordania

Un niño palestino de 12 años ha muerto por disparos de soldados del ejército israelí en Cisjordania, según ha informado la CNN citando al Ministerio de Sanidad palestino.

El niño, Mohammed Allamy, recibió un disparo en el pecho cuando los soldados abrieron fuego contra el coche de su padre a la entrada de la ciudad de Beit Ummar, a medio camino entre Belén y Hebrón, el miércoles.

  • Herido de gravedad, el niño fue llevado por su padre a la Media Luna Roja de Beit Ummar. Luego fue trasladado al hospital Al-Ahli de Hebrón, donde fue operado. Tras la operación, Mohammad fue ingresado en la UCI, pero no sobrevivió.

Ejército de Paz según pocos

El ejército israelí, según el informe de la CNN, dijo que estaba al tanto de las denuncias de que sus soldados habían matado a un niño. Los soldados, dijo el ejército, estaban investigando un incidente en el que se observó un coche del que se bajaron unos hombres para enterrar a un bebé recién nacido.

“A primera hora del miércoles, las tropas de las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) observaron una actividad sospechosa cerca de un puesto de control militar adyacente a Beit Ummar, al norte de Hebrón. Unos hombres salieron de su vehículo y fueron vistos cavando en el suelo antes de abandonar el lugar.

Las tropas de las FDI se acercaron al lugar con precaución y al examinarlo encontraron dos bolsas, una de las cuales contenía el cuerpo de un recién nacido”.

Poco después, las tropas de las FDI divisaron un vehículo que se acercaba a la zona y llegaron a la conclusión de que se trataba del mismo vehículo que antes”, dice el comunicado.

El comunicado del ejército continuaba diciendo que los soldados habían intentado detener el coche gritando y haciendo disparos de advertencia al aire. Uno de los soldados disparó entonces hacia las ruedas del coche para detenerlo, concluye el comunicado.

Como ocurre en innumerables ocasiones, los soldados del ejército israelí parecen no ser muy buenos tiradores, ya que las balas destinadas a otros fines alcanzan invariablemente a los palestinos, y casi siempre resultan mortales.

El viernes pasado, soldados israelíes mataron a Mohammad Munir Mohammad Tamimi, de 17 años, en la aldea cisjordana de Nabi Saleh.
Le dispararon en la espalda. También fue trasladado al hospital, pero murió unas horas después.

DCIP y las piedras

Las tropas israelíes entraron en Nabi Saleh el viernes por la tarde y se enfrentaron a jóvenes palestinos que lanzaban piedras. El ejército israelí utilizó gas lacrimógeno, granadas de aturdimiento y munición real para atacar a los jóvenes palestinos que respondían a la invasión militar con piedras, según Defensa de los Niños Internacional de Palestina (DCIP).

Muhammad Munir Tamimi estaba de pie a tres metros de distancia cuando un soldado israelí sentado en un vehículo militar disparó al adolescente por la espalda con munición real, dejándole un gran orificio de salida en el abdomen y exponiendo sus intestinos, dijo DCIP.

El ejército israelí respondió diciendo que “un sospechoso palestino lanzó piedras de manera que amenazó mortalmente a uno de los soldados”, según The Times of Israel.

Defensa de los Niños Internacional Palestina afirma que “según el derecho internacional, la fuerza letal intencionada sólo está justificada en circunstancias en las que exista una amenaza directa de muerte o de lesiones graves”.

No está claro cómo disparar a un niño desarmado por la espalda respondía a una amenaza contra soldados fuertemente armados y protegidos que llevaban chalecos antibalas y cascos.

Sin embargo, el comunicado del ejército israelí fue más allá al decir que “el soldado inició un procedimiento de detención que incluyó disparos hacia el sospechoso.”

“Disparar a un chico desarmado por la espalda con munición real a una distancia relativamente corta no forma parte de ningún “procedimiento de detención” remotamente legal o apropiado”, dijo el DCIP.

“El uso excesivo de la fuerza es la norma”, dijo Ayed Abu Eqtaish, director del programa de rendición de cuentas de Defensa de los Niños Internacional de Palestina.

  • Bajo una ocupación caracterizada por la impunidad sistémica, los niños palestinos “pueden ser asesinados en cualquier momento sin ningún recurso o responsabilidad.”

“Las investigaciones y las pruebas recogidas por DCIP sugieren que las fuerzas israelíes utilizan la fuerza letal contra los niños palestinos en circunstancias que pueden equivaler a asesinatos extrajudiciales o intencionados. La fuerza letal intencionada sólo está justificada cuando existe una amenaza directa para la vida o de lesiones graves”, afirmó el DCIP en un comunicado.

La muerte de Mohammed Allamy, de 12 años, se produce un día después de que un fontanero palestino de 41 años muriera por disparos de soldados israelíes a la entrada de la ciudad cisjordana de Beita, según el informe de la CNN.

Shadi Salim, padre de cinco hijos, que trabajaba para el municipio palestino local, estaba trabajando para reparar un problema con el suministro de agua de la ciudad, dijo el residente local Abu Abdullah a CNN, cuando fue muerto a tiros por soldados israelíes.

El ejército israelí, dijo Salim, se había acercado a los soldados de forma amenazante sosteniendo lo que parecía ser una barra de hierro. “Tras no detenerse, a pesar de que los soldados dispararon al aire, el comandante de la fuerza disparó contra el sospechoso”, dijo un portavoz del ejército, según los informes de los medios de comunicación israelíes.

“Shadi llevaba consigo herramientas y llaves inglesas para la fontanería. Lo mataron a sangre fría”, dijo Abu Abdullah a la CNN.

 

Artículos relacionados