El tren supremacista se estrelló contra un poderoso muro afroamericano

El tren supremacista se estrelló contra un poderoso muro afroamericano / Foto: VTactual

Todo el discurso supremacista esgrimido por #DonaldTrump a lo largo de los últimos cuatro años, todo su “Make America great again” para los blancos estadounidenses, caló tan hondo en algunos oficiales de las fuerzas policiales que el agente Derek Chauvin no tuvo ningún remordimiento al posar su rodilla en el cuello de George Floyd, un afroamericano de 46 años de edad, y asfixiarlo por tan pocos 20 dólares, el pasado 25 de mayo.

La justificación para la aprehensión fue el pago con un supuesto billete falso, algo de lo que nadie ha podido dar fe, aunque el mal ya está hecho.

No valieron las peticiones de Floyd de que lo dejara respirar. La articulación de Chauvin no se despegó durante más de cinco minutos de ese cuello, hasta acortar todo paso de oxígeno, todo tránsito de sangre y causar la muerte.

El tren supremacista se estrelló contra un poderoso muro afroamericano
Afroamericanos dedican flores y mensajes en un memorial a George Floyd en Minneapolis, Minnesota / Foto: AFP

No se trata de un hecho aislado. Durante más de un siglo la población afroamericana ha venido experimentando toda clase de abuso policial, a raíz del período de la prohibición de consumo y venta de alcohol, entre la década de 1920 y la de 1930, en el que las prácticas de los funcionarios del orden involucraron acciones ilegales, como el uso de la brutalidad física u otras formas de crueldad para obtener confesiones o admisiones involuntarias.

A pesar de los logros obtenidos por el movimiento de derechos civiles de la población negra en los años 60, de la mano de líderes como Martin Luther King o Malcolm X, aún hoy se observan rasgos de esa brutalidad policial muy asociada a perfiles raciales, de que los blancos, que se consideran socialmente superiores, pretenden infligir un castigo a la raza que considera que se lo merece.

Abuso exacerbado

En estos días, el perfil abusivo ha estado exacerbado por un mandatario que, por blanco, ha iniciado una campaña en la que ha buscado enlodar lo hecho por su antecesor, de raza negra, y no ha tenido tapujos al momento de desmeritarlo ante la opinión pública, incluso señalando que por “no ser racialmente estadounidense” no debió ser presidente.

A la muerte de George Floyd siguió una serie de manifestaciones de la población afroamericana que comparaba el episodio con lo sucedido a Eric Garner, a manos de la policía en 2014. Como hoy, se trató de un hombre negro desarmado, que repitió en once ocasiones «No puedo respirar» después de que un oficial de la policía de Nueva York le aplicara una llave estranguladora durante un arresto en Staten Island.

El tren supremacista se estrelló contra un poderoso muro afroamericano
Como el mensaje de Garner, el de Floyd: «No puedo respirar» se está convirtiendo en emblema del abuso racial policial / Foto: Getty Images

Es por ello que Minneapolis, ciudad del norte de EE.UU. y lugar del más reciente y reprochable abuso de autoridad, se ha encendido de tal forma que las autoridades civiles han tenido que decretar un toque de queda y un fantástico despliegue para tratar de calmar los ánimos de quienes llevan años padeciendo toda clase de excesos y humillaciones.

Un muro de acero

La situación se salió tan de control que #DonaldTrump ofreció, en respuesta, un gran dispositivo represor, con más de 500 guardias nacionales que tenían todo el permiso de disparar al más mínimo desorden: “Ante cualquier dificultad asumiremos el control pero, cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo. ¡Gracias!”

Una cantante blanca, Taylor Swift, opuesta políticamente a #DonaldTrump, llegó a enviarle un mensaje al huésped de la Casa Blanca que causó impacto en las redes sociales, este viernes: “Después de avivar el fuego de la supremacía blanca y el racismo toda tu presidencia, ¿tienes el descaro de pretender superioridad moral antes de amenazar con la violencia?, escribió la artista en Twitter, desde donde remató: “Te expulsaremos en noviembre @realdonaldtrump”.

Y la propia red social se sumó al debate, luego que el mandatario estadounidense desatara la controversia con el tuit en el que llamó “matones” a los manifestantes, antes de advertirles de una intervención militar. Twitter, en un paso sin precedentes, señaló que el mensaje del exmagnate inmobiliario «glorifica la violencia».

Con ello, la red del pajarito azul se ganó una orden ejecutiva que parece el primer paso a la persecución de las plataformas sociales y medios digitales en la “tierra de las libertades”.

A pesar del despliegue de cientos de militares este viernes en las calles de Minneapolis y Saint Paul, luego de tres noches de disturbios en reacción a la brutalidad de la policía, y a pese a la agresiva propagación del coronavirus, cientos, miles de personas, y no solo de las llamadas minorías, han salido a las calles a rechazar lo que consideran la sistemática afrenta contra la comunidad negra. Un muro de acero surgió de repente y sorprendió al tren de Washington, que busca derribarlo a la fuerza.

Pueblo afroamericano en resistencia a pesar del temor

En medio de las llamas y del asfixiante humo de las calles circundantes a una estación de policía asediada en Minneapolis, un joven afroestadounidense declaraba para una agencia internacional: “La verdadera razón por la que estamos aquí es porque la policía sigue matando gente negra en todo Estados Unidos”.

“Estamos en 2020 y estamos lidiando con el mismo problema que teníamos en los años 60. Parece que Minneapolis finalmente alcanzó un límite», agrega el chico, al que le sigue un joven blanco de 29 años: “George Floyd no es el primero. ¿Qué se supone que debes hacer, solo relajarte y aceptarlo?”.

La afirmación se corresponde con un reciente dato de The Washington Post, que señala que más de mil personas murieron después de ser baleadas por la policía en 2019 en EE.UU. y en esta estadística los negros están representados en exceso.

Helicópteros sobrevuelan Minneapolis mientras los manifestantes se enfrentan a la policía y en las calles resuenan explosiones.

“Da miedo, pero al mismo tiempo es necesario», dice un joven estudiante que agrega: “Hubo muchas protestas pacíficas y nada cambió; a veces las cosas deben empeorar antes de mejorar”.

¿Las vidas negras importan?

Algunos violentos lograron destruir la casa de Derek Chauvin, donde se reunieron algunos manifestantes luego, levantando pancartas y coreando el nombre de Floyd. “Todo lo que puedo hacer es llorar y llorar un poco más», dijo una mujer de 39 años. “Ha llevado mucho tiempo a la gente darse cuenta de que las vidas negras importan”.

El tren supremacista se estrelló contra un poderoso muro afroamericano
/ Foto: Getty Images

Como respuesta, Washington envió otra avanzada de mil guardias nacionales para sostener la situación que se encona cada vez más en Minnesota, mientras el supremacista asegura que habló con la familia de George Floyd: “Hablé con miembros de la familia, gente excelente”, dijo en la Casa Blanca, y añadió: “Entiendo el dolor, entiendo el dolor. Esta gente realmente ha pasado por mucho. La familia de George tiene derecho a la justicia y la gente de Minnesota tiene derecho a vivir a salvo». Posteriormente reconoció que abundan la anarquía y el caos en Minneapolis.

Racismo institucional

Y el tema toca directamente al expresidente Barack Obama, el primer negro en llegar a la Casa Blanca, quien resaltó que el racismo “no debería y no puede ser normal en el Estados Unidos de 2020”.

También habló con la familia de la víctima Joe Biden, candidato demócrata a la Casa Blanca y exvicepresidente de Obama, quien denunció la “herida abierta” del “racismo institucional” en la nación norteamericana.

El tren del supremacismo ha chocado con un gigantesco muro y seguro falta mucho por ver. Pasa dentro de la nación, producto de lo que hace su sistema con su propia gente, pero también pasa hacia afuera, desde hace más de 100 años, con los pueblos de la región latinoamericana a la que los halcones de la Casa Blanca consideran su patio de atrás.

¿O acaso no son las mismas heridas que Biden menciona las que hacen brotar la sangre de las venas de las que escribió Galeano?

FF/VTactual.com

El Covid-19 dispara las ventas de búnkeres en EE.UU

Artículos relacionados