Lenin Moreno aún persigue adversarios luego de derogar “paquetazo”

En la mañana de este martes muchos ecuatorianos pusieron gasolina en sus vehículos a precios anteriores a la “revolución de los zánganos”, nombre con el que el pueblo bautizó las protestas contra las medidas neoliberales adoptadas por el gobierno de Lenin Moreno. En medio de la calma que se respiraba en Quito y Guayaquil, dos de las ciudades más conmocionadas, la pregunta más recurrente es ¿cómo se pagarán y a quién le cobrarán los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional?

Miles de ecuatorianos encontraron este martes los precios de combustible anteriores al «paquetazo».

Si bien el retroceso en la aplicación del decreto 883 por parte del gobierno se consideró una victoria popular, los líderes indígenas, sindicales y estudiantiles, saben que la renegociación de estas medidas ofrecidas por el gobierno, tarde o temprano afectará el bolsillo de los trabajadores.

El gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), anunciaron que se sentarán a renegociar un nuevo decreto “que permita una política de subsidios de combustibles, con un enfoque integral, con criterios de racionalización, focalización y sectorialización”, lo que supone que las medidas avanzarán de alguna manera.

Tensión en calma

La relativa vuelta a la normalidad de Ecuador todavía está manchada por los resultados de la brutal represión que dirigió el gobierno de Lenin Moreno contra el pueblo. 10 muertes, más de 2 mil heridos y  1,152 detenidos, es el balance de los más de 12 días de protestas callejeras. Hilda Astudillo, representante del Movimiento Ecuatoriano Alfarista Bolivariano, dijo que en su país “el gobierno inició una cacería de brujas” contra la disidencia.

Astudillo, quien reside en Venezuela y mantiene contacto con movimientos sociales de su natal ecuador, dice que “la intención del gobierno de Lenin Moreno es intimidar a quienes van a seguir luchando contra el paquete neoliberal”. Asegura la activista que tras el regreso de la calma, todavía no han sido liberados los líderes de las protestas y, por el contrario, se sigue persiguiendo a los que aún están en libertad.

RB

Artículos relacionados