#VTanálisis La diatriba de Mercosur: Privilegiar el comercio o la vida

#VTanálisis La diatriba de Mercosur: Privilegiar el comercio o la vida / Foto: VTactual

El Gobierno progresista de Argentina decidió apartarse de futuras negociaciones de libre comercio del Mercosur ante la incertidumbre económica que le ocasionan los efectos de la pandemia de Coronavirus, tal como señaló la cancillería de la nación austral en un comunicado.

El Gobierno progresista de Argentina decidió apartarse de futuras negociaciones de libre comercio del Mercosur ante la incertidumbre económica que le ocasionan los efectos de la pandemia de Coronavirus
/ Foto: Cortesía

El país austral se encuentra en recesión desde hace dos años y la más reciente proyección del FMI es de una profundización, con caída de 5,7% del PIB en 2020, frente al 2,2% de 2019 y el 2,6% de 2018, señala la agencia francesa AFP, que resalta, además, que la nación se halla en plena negociación para la reestructuración de más de 66 mil millones de dólares de deuda con bonistas privados, algunos de los cuales ya han rechazado su oferta de fuerte condonación de intereses y capital.

De entre las demás naciones de la región, Argentina ha presentado una significativa cantidad de casos de Covid-19, unos 3 mil 767 confirmados, y un total de 185 fallecidos, y aunque no está en situación más apremiante frente a otros vecinos, ha decidido abocar sus esfuerzos económicos a combatir el virus.

Privilegiando a los más humildes

El Ejecutivo de Alberto Fernández señaló en el mencionado texto emitido el viernes: “Argentina se previene de los efectos de la pandemia mientras protege las empresas, el empleo y la situación de las familias más humildes”, pues “la incertidumbre internacional y la propia situación de nuestra economía aconsejan detener la marcha de esas negociaciones”.

La nación también puso de relieve “las posiciones de algunos socios, que plantean una aceleración de las tratativas hacia acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá y la India, entre otros”.

Se refería, por supuesto a los restantes miembros del bloque, regidos por gobiernos de derecha, Brasil, Paraguay y Uruguay –cabe recordar que estos países mantienen al quinto socio, Venezuela, suspendido, por presiones de Washington.

Los tres países, en las actuales circunstancias de emergencia en la región, prefieren anteponer el comercio a las millones de vidas que, amenazadas por la Covid-19, también podrían quedar vulnerables en una eventual negociación económica que signifique ceder prerrogativas: aranceles, impuestos, empleos, ajustes en algunos sectores. Los elementos pudieran ser incontables.

Las esperadas reacciones dentro del Mercosur

La primera reacción, como no pudo ser de otra manera, la tuvo Paraguay, cuyo Ejecutivo presidido por el derechista Mario Abdo Benítez, ejerce la presidencia protémpore del mecanismo de integración.

Este país señaló, en un comunicado, que junto con los demás estados miembros evaluará “las medidas jurídicas, institucionales y operativas más adecuadas” para “no afectar el proceso de construcción comunitaria del Mercosur y de las negociaciones comerciales en curso”.

La reacción uruguaya no tardó en llegar. El canciller Ernesto Talvi se refirió a la medida adoptada por el Gobierno argentino en cuanto a que “no enlentecerá el avance de las negociaciones en curso u otras que puedan lanzarse en los próximos meses”.

Asimismo, en un comunicado emitido este sábado, su despacho afirmó que “en lo que refiere a las negociaciones en curso con Canadá, Corea del Sur, Singapur y Líbano, la decisión argentina (…) no afectará la agenda prevista ni el objetivo de conclusión de estos procesos a fines de 2020”.

Agregó además que tampoco afectará “los procesos exploratorios en curso y que podrían concluir en el lanzamiento de nuevas negociaciones comerciales del Mercosur, especialmente con Vietnam e Indonesia, ni los procesos de profundización de los Acuerdos en vigor con Israel, India y la Alianza del Pacífico”.

A Bolsonaro no le preocupa el Coronavirus

Caso aparte significa Brasil. Un país con una crisis sanitaria sin precedentes: 59 mil 324 contagios de Covid-19 y 4 mil 057 fallecidos.

La postura de su mandatario, el ultraderechista Jair Bolsonaro, privilegia la economía y la urgente reactivación económica del país. Ha sido de los pocos presidentes que han subestimado la peligrosidad de la pandemia e incluso ha desafiado las medidas que procuran la lucha contra la propagación del virus.

En tal sentido, no genera sorpresa que su Ministerio de Relaciones Exteriores señalara que, junto con Paraguay y Uruguay, “continuará persiguiendo el objetivo del comercio abierto y libre con otros países”.

El macrismo se opone

Vale destacar que la coalición macrista, Juntos por el Cambio, rechazó el anuncio del Gobierno peronista y consideró, en un comunicado, que el actual Ejecutivo puso al coronavirus como “excusa” para “frenar negociaciones de largo plazo”.

Justo bajo la administración de Mauricio Macri (2015-2019), el país sudamericano priorizó la apertura hacia mercados externos y junto al Mercosur consiguió cerrar acuerdos de libre comercio con la Unión Europea (UE), a finales de junio de 2019, tras casi dos décadas de negociación, y con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), pero se generó una crisis económica de gran magnitud a la que Alberto Fernández ha tenido que hacer frente.

FF/VTactual.com

#VTanálisis EE.UU.: Entre los que claman reapertura y los que prefieren confinamiento

Artículos relacionados