Ni Carta ni Informe: Venezuela derrota una vez más las pretensiones injerencistas

Ni Carta ni Informe: Venezuela derrota una vez más las pretensiones injerencistas

Desde temprano, el pueblo venezolano salió a las calles de Caracas a marchar contra el imperialismo. Mientras tanto, la delegación venezolana ante la Organización de Estados Americanos se preparaba para otra batalla por defender su diplomacia de paz, pero sobre todo su soberanía.

Samuel Moncada, embajador representante alterno en la Misión Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la OEA, dijo que al este organismo aprobar la discusión de un informe sobre su país viola la normativa de su carta fundacional; el artículo primero: nada en esta carta puede obligar a un Estado parte a que sea intervenido en sus propios asuntos”.

Moncada explicó que según el texto legal ningún país puede solicitar debatir sobre asuntos internos de otra nación sin el consentimiento del Gobierno del país cuestionado. “Esto es un abuso de poder, esto desnaturaliza los propósitos de esta organización”, reiteró.

El representante de Venezuela denunció que la sesión de este martes se desarrolló como un “acto grotesco de presión” y que reviste de un carácter intervencionista.

Venezuela solicitó la suspensión del encuentro que necesitaba 18 votos a favor para discutir sobre Venezuela. Finalmente 20 países aprobaron debatir sobre el informe elaborado por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, de manera unilateral, frente a 11 que defendieron el derecho a la autodeterminación de Venezuela y el diálogo político interno.

Venezuela participó bajo protesta en la sesión. Cabe destacar las declaraciones del senador estadounidense, Marco Rubio, quien amenazó con sanciones económicas a países de El Caribe como Haití y República Dominicana, si apoyaban a Venezuela durante la sesión de la OEA.

La ponencia de Moncada fue interrumpida en innumerables oportunidades. Se dio prioridad a los países alineados con la postura intervencionista promovida por EE.UU.

Sin embargo, al final de la intensa jornada, triunfó Venezuela. Una vez más los países no apoyaron la aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra esta nación y desestimaron el informe parcializado del Secretario General, en el que sólo incluye las voces de la oposición.

“Hemos derrotado al Departamento de Estado de EE.UU., a la Cancillería mexicana y a la coalición de gobiernos de la derecha, gracias patria grande” dijo el Presidente venezolano Nicolás Maduro, cuando conoció el resultado de la jornada.

JS

Artículos relacionados