La crisis en el Líbano priva a los pensionistas de un colchón de diner

Samir Merhi regresó a Líbano en 2009, con la esperanza de que la fortuna que hizo en el extranjero le permitiera jubilarse cómodamente en su país, pero la crisis económica del país ha dado al traste con sus sueños y le ha obligado a marcharse de nuevo.

Durante cuatro décadas, Merhi dijo que ganó “millones” trabajando en las industrias de la moda y la construcción en Gran Bretaña y el Golfo, pero los controles draconianos impuestos por los bancos libaneses han atrapado los ahorros de toda su vida.

Hablando en un hotel del distrito comercial de Hamra, en Beirut, Merhi dijo que estaba planeando volar a Estados Unidos, donde se reunirá con su familia, aunque no le apetece hacerlo.

“No tengo otra opción”, dijo este ex empresario de 72 años, con un traje bien planchado. “Tengo que empezar de nuevo para asegurar mi jubilación. Si me devolvieran mi dinero, no necesitaría ir a Estados Unidos”, dijo.

“¿Qué voy a hacer allí? No quiero morir en Estados Unidos”, dijo mientras esperaba un taxi que le llevara al aeropuerto.
Líbano se encuentra sumido en su peor crisis económica desde la guerra civil de 1975-1990, con más de la mitad de su población sumida en la pobreza. La libra libanesa ha perdido más del 85% de su valor frente al dólar en el mercado negro, en una devaluación que se ha llevado por delante pensiones y salarios.

Los bancos libaneses han limitado el acceso a los depósitos en libras y han suspendido todas las transacciones en dólares desde 2019 para frenar una crisis de liquidez y apuntalar las menguantes reservas de divisas.

Como muchos en el país, Merhi culpa de la grave situación a los políticos, a los que acusa de ser “corruptos de pies a cabeza”. “Soy víctima de la mayor estafa financiera de la historia”, dijo. “Que Dios los maldiga a todos“.

A diferencia de Merhi, que puede vivir en otro lugar, muchos pensionistas libaneses están atrapados en un aprieto

Entre ellos se encuentran más de 108.000 ex trabajadores del sector público que dependen de pensiones mensuales de una media de 2,2 millones de libras, unos 1.466 dólares al cambio oficial, pero solo unos 180 dólares en el volátil mercado negro. A principios de este mes, la libra alcanzó un mínimo histórico de 15.000 frente al dólar.

Jean Assaf, que fue policía durante 32 años, recibe una pensión de unos 180 dólares, frente a los 1.400 dólares de antes de la crisis.
“Esperaba vivir honorablemente al final de mi vida”, dice el ex oficial, con las paredes de su oscura sala de estar adornadas con viejas fotos, medallas y bordados.

“Para los años que me quedan, solo puedo contar con Dios”, añadió, mientras sus hijos también luchan por salir adelante.
En Mar Mkhayel, un distrito muy afectado por la devastadora explosión del puerto de Beirut del año pasado, en la que murieron más de 200 personas, las organizaciones benéficas que ayudan a los más vulnerables han ampliado sus esfuerzos de ayuda para incluir a los pensionistas.
Entre ellas está Grassroots, que dirige un comedor social. La directora Mayssa Mansour, de pie junto a una cola de personas que esperaban la comida bajo una lluvia torrencial, dijo que “la mayoría de los jubilados” han acudido recientemente.

“Están avergonzados… son personas que nunca han necesitado pedir limosna”.

Haciendo cola para recibir sopa en Mar Mkhayel, el ex policía Adib dijo que los tiempos son difíciles.

Este hombre de 69 años, que se jubiló en 2004, espera todos los días la comida para su familia, porque su pensión ya sólo vale unos 100 dólares. “Antes pertenecía a la clase media”, dice. “Ahora caigo por debajo del umbral de la pobreza”.
Los trabajadores del sector privado también están sintiendo el pellizco, como Sara y Fouad Ammar, que solían recibir una pensión combinada de unos 6.000 dólares.

Ahora, los profesores jubilados solo ganan unos 600 dólares entre los dos

“Nuestra situación es relativamente mejor que la de muchos otros”, dice Sara, de 68 años. “Pero no esperábamos que las cosas fueran así al final de nuestra vida”, dijo la ex profesora de una prestigiosa escuela francesa.
Su marido, Fouad, de 76 años, dijo que la familia ha perdido algo más que los ahorros, y que dos de sus tres hijos se han ido a Canadá a causa de la crisis.

“Estamos en una edad en la que queremos estar cerca de nuestros nietos, jugar con ellos y verlos”, dijo con una mirada desolada.

Artículos relacionados